• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Cada color de piel debe realzarse de forma específica. Veamos ahora cómo hacer que una piel pelirroja pueda destacar mucho más con un maquillaje adaptado.

Un maquillaje especial

Las pelirrojas suelen tener una tez clara, a veces dorada y una mirada penetrante. Los colores que convienen son el dorado, el cobre y el bronce. En efecto, estos aportan brillo a la tez y al cabello. Además, las pecas aportan un aspecto juvenil al rostro, lo que es un beneficio de seducción. Para que la tez de porcelana se pueda realizar correctamente, el maquillaje nude es muy eficaz.

Se debe escoger un fondo de tez fluido o líquido, del mismo color que vuestro propio color de piel, o ligeramente rosado. Este es el fundamento mismo de la belleza en su propia definición. Pero cuidado en no aplicar demasiado, porque el riesgo es crear un efecto máscara. Si queréis crear contrastes, se puede utilizar polvo bronceador en vez de crema base.

Acentuar la mirada

La mirada será más intensa si se utiliza sombra de ojos dorada. Se puede elegir cualquier color de la paleta de sombras con matices que tiran hacia el cobre. Se debe aplicar con el dedo sobre el párpado móvil. Luego se añaden algunos toques de máscara negro como toque final. Para un maquillaje de noche, se peinan las pestañas con una máscara dorada. El efecto es mejor cuando se aplica un maquillaje monocolor.

Mujer pelirroja

Se debe evitar la superposición de diferentes tonos. Si queréis realizar una mirada profunda, podéis comenzar por aplicar una sombra de ojos negra en polvo sobre el borde del párpado móvil. Después, se coloca el color dorado sobre el resto del párpado, desde el interior hacia el exterior. Finalmente, se aplica la máscara en capas, sobre todo si se tienen los ojos claros.

Efecto pulposo para los labios

Los colores cálidos son los mejor adaptados para unos labios de una mujer pelirroja. Se debe optar por un marrón o un Burdeos para un maquillaje de noche. El color dorado ilumina también el contorno de los labios. Pero para un maquillaje sobrio a diario, se puede adoptar el gloss rosado con lentejuelas, discreto, pero sublime.

Aplicar un antiojeras

Antes de comenzar, debéis colocaros a 50 centímetros aproximadamente del espejo para dosificar mejor el producto. Antes de corregir las aureolas por debajo de los ojos, se debe colocar una capa de crema base. Después, se aplica el antiojeras partiendo de la esquina del ojo hacia los bordes externos. Lo ideal es servirse de un pincel plano o de un bastoncillo con una esponja en la punta.

Se extiende a base de golpecitos ligeros para uniformizar la aplicación. Si las ojeras están más marcadas, se puede añadir un poco en el centro para que desaparezca completamente. Luego se aplica un pequeño toque de crema base para difuminar la línea de demarcación. En cada etapa, conviene no pasarse en la cantidad de maquillaje que se va a aplicar. Un último toque de polvo transparente para fijar el conjunto y por fin se puede terminar de aplicar el resto del maquillaje.