• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Normalmente dedicamos mucho tiempo a maquillarnos. Por desgracia, al cabo de algunas horas, bien por culpa del calor o por el sudor de la piel, se borra poco a poco hasta desaparecer completamente, dejando a veces trazas horribles en los ojos, por ejemplo. Buena noticia, basta con seguir unas reglas sencillas para arreglar este problema, y tener un maquillaje perfecto.

Una piel limpia

Antes de maquillarse, es esencial limpiar bien la piel con el fin de retirar los eventuales residuos de maquillajes anteriores. También es importante que la piel esté bien hidratada, puesto que podrá retener correctamente las sombras de ojos, el blush y la crema base. ¿Cómo limpiar el rostro? Una técnica sencilla para hidratar y preparar la piel consiste en aplicar manzanilla.

Lo ideal es preparar una infusión con dos bolsitas de manzanilla y medio vaso de agua. Una vez lista, se coloca en la nevera durante 10 minutos para que se enfríe. La manzanilla permite reactivar la circulación sanguínea, lavar e hidratar el rostro.

Pestañas maquilladasConsejos para aplicar la base de maquillaje

Veamos un pequeño consejo que utilizan los maquilladores profesionales: tras haber aplicado la crema base, y el polvo matificador, se rocía ligeramente la cara con agua mineral, y aloe vera, con ayuda de un vaporizador. No conviene que la presión sea muy fuerte, justo una lluvia ligera. Después, se aplica de nuevo polvo matificador.

Esta técnica permite al maquillaje adherirse mejor a la piel y durar más tiempo. Para preparar esta solución, basta con hacer hervir un vaso de agua mineral con una cucharada de zumo de aloe vera. Se mezcla bien. Una vez la mezcla lista, se mete en la nevera para que se enfríe, y luego se vierte en el vaporizador. Los resultados son impresionantes.

Consejos para que la máscara dure más tiempo

Antes de cubrir las pestañas con una máscara o rimmel, se pone algo de talco sobre los ojos. Sólo un poco, y se deja algo sobre las pestañas. Después, se aplica la máscara como de costumbre. De esta forma se mantiene todo el día sin correrse, y sin dejar rastros negros que suelen dar una imagen de cansada.

No te olvides que para que el rimmel se adhiera bien y que se mantenga más tiempo, hay que retirar los restos, puesto que normalmente, no se suele hacer correctamente. Si se utiliza una máscara waterproof, habrás notado que es difícil de retirar, y que deja normalmente restos, e incluso que provoca la caída de las pestañas. Por lo tanto, conviene tener cuidado. Para retirar correctamente la máscara, el consejo es utilizar la mezcla siguiente: aceite de coco y aceite de oliva. Un poco de esta solución limpia perfectamente las pestañas hidratadas, y favorece su crecimiento. Piel y belleza siempre van de la mano.