• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Realizar la depilación a la cera en casa puede ser todo un arte. Buena consistencia, buena temperatura, gestos precisos. Veamos la receta etapa por etapa para conseguir la cera oriental casera, utilizando productos naturales, eficaces y respetuosos con la epidermis.

Se trata de una antigua técnica practicada en la Edad Media. La depilación con la cera es el método más utilizado, a pesar de que sea más doloroso que el rasurado. Con la cera, el crecimiento del vello se ralentiza entre 3 y 4 semanas.

La cera hecha en casa tiene el mérito de ser más económica que las bandas de cera preparadas y que se compran en los comercios. Además, este producto de belleza casero es 100 por 100 natural, y esa es la principal ventaja de su fabricación en casa. Sus componentes son muy simples, la cera casera con vinagre y azúcar, limón, miel y agua. La combinación de miel y limón es un buen aliado de belleza. Esta mezcla cicatriza, desincrusta y suaviza al mismo tiempo.

Depilación de las piernas

Esta cera casera sirve para depilar las piernas y las axilas. Este cosmético bio respeta la piel y es garantía de no provocar quemaduras puesto que se utiliza como cera templada. La cera oriental casera no requiere ningún tipo de bandas de tela ni de espátula, sino únicamente los dedos y un poco de saber hacer. Se trata de una técnica de depilación eficaz que ofrece una alternativa suave, ecológica y artesanal.

Los ingredientes

  • Medio limón,
  • dos cucharadas soperas de miel,
  • 500 gramos de azúcar en polvo,
  • 15 centilitros de agua.

Los instrumentos

  • Un exprimidor de cítricos,
  • una cacerola,
  • un chino,
  • una cuchara de madera,
  • una hoja de papel para horno.

Receta de la cera oriental

Hay que extraer el zumo de limón con ayuda de un exprimidor. El zumo se pasa por el chino para filtrar. Luego se vierte en una cacerola sin colocar todavía el azúcar. Se añade el agua progresivamente removiendo con la cuchara de madera. Al igual que cuando se hace caramelo, se empieza a ablandar la mezcla a fuego suave.

Para comprobar que la preparación está a la buena temperatura, se coloca una gota sobre el plano de trabajo. Es necesario que la gota esté perfectamente abombada si es que esta lista. Se añade el zumo de limón previamente exprimido y filtrado, al igual que la miel. Se mezcla de nuevo.

Se aplica la preparación caliente sobre un papel de horno. Se esperan algunos minutos a que la pasta se endurezca. Se amasa hasta que cambie de color y se vuelva de tono nácar, casi traslúcida. Se hacen bolitas del tamaño de una nuez.

Aplicación

Previamente, se aconseja realizar una exfoliación corporal para extraer los vellos enconados y evitar los granos después de la depilación. Se aplica la cera con rapidez para que no se endurezca mucho. Se extiende de forma a realizar una banda de cierta anchura. Se gira en el sentido contrario al crecimiento del pelo.

Conservación

Esta mezcla de cera oriental se puede conservar en la nevera. Se conserva fresca durante dos meses. Para volver a usarla, basta con calentarla de nuevo al baño maría o en el microondas entre uno y dos minutos. Antes de aplicarla sobre la piel, la pasta debe estar a 37 grados.