• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Entre la arena, el viento, el agua de mar y el sol, en la playa el cabello pierde su volumen natural, y se parece más a una escoba que a la melena suave y brillante de una sirena. Veamos algunas ideas para estar siempre glamurosas este verano.

La trenza

Este verano, la trenza será el it de los peinados de la playa. En realidad nos permite dominar el pelo que se rebela bajo el sol, al tiempo que presentamos un look absolutamente glamuroso. Se puede llevar una trenza clásica, que es fácil de hacer, aunque las más beautystas prefieren la fishtail braid, es decir una trenza sobre el lado, y con dos rabos, puesto que es mucho más fashion, o bien, la corona para jugar a las reinas en la playa.

El moño

El moño es un clásico de los peinados para la playa. Pero para no perder todo su potencial glamuroso, debemos dejar de lado el moño ducha, que se hace rápido y de cualquier manera. En cualquier caso debemos evitar hacer el nudo con el pelo húmedo, puesto que la fibra capilar puede romperse, y terminaremos dañando la melena. Lo ideal es usar un moño tipo bailarina, bien apretado, y con el pelo perfectamente estirado hacia atrás.

mujer en la playaPara dar un aspecto mucho más natural, lo ideal es llevar un moño un poco a lo loco, no tan apretado, dejando que se escapen algunas mechas. Y para mantener unas bonitas ondas, lo ideal es que por la tarde, una vez deshecho el moño, pensemos en desenredar las puntas, antes de volver a atarlas.

El wet look

Incluso cuando llevamos una cola de caballo, el pelo nos sigue jugando malas pasadas. Con el viento, las mechas suelen escaparse, y terminan molestando más de lo normal. Para estar tranquilas, se puede optar por un wet look, para dominar incluso el pelo más rebelde.

Para este tipo de peinado con efecto húmedo, se debe aplicar un poco de gel (si es posible con protección) sobre las raíces, y repartirlo bien hasta las puntas con la ayuda de un peine. Luego se recoge el pelo en un moño. En realidad se trata de un peinado que va muy bien, incluso con el pelo corto.