• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Las manos reflejan nuestra belleza, y constituyen siempre un plus de éxito indispensable, sobre todo cuando están suaves y bien cuidadas. Veamos algunas recetas para el cuidado de las manos de forma natural.

La hidratación y la exfoliación

Al igual que la cara, las manos se ven expuestas a las agresiones cotidianas, y por eso se merecen una serie de cuidados específicos. El cuidado de las manos permite mantener la firmeza de su piel, su belleza y su suavidad. La hidratación es esencial para tener unas manos bonitas.

Una crema hidratante es lo más aconsejable para nutrir la piel. Pero antes de elegir la crema, conviene tener en cuenta la naturaleza y el tipo de piel. Hoy en día existen cremas hidratantes reparadoras que contienen elementos nutritivos para la piel.

Cuidados-pielDe vez en cuando, una pequeña exfoliación es igualmente necesaria para limpiar la piel en profundidad. Esta es una receta muy sencilla que se puede hacer en casa. Azúcar moreno, ron y nuez moscada son muy eficaces para garantizar la belleza de vuestras manos. Basta con mezclar estos ingredientes con el fin de obtener una textura parecida a la de un exfoliante.

En otro recipiente, se vierte leche caliente y algunas gotas de aceite esencial de canela. Para la aplicación, se meten las manos en la leche templada durante unos tres minutos, luego se frota el producto de exfoliación con el fin de eliminar todas las pieles muertas y sucias. Para terminar, se meten las manos en unas bolsas de plástico y se secan con ayuda de una toalla limpia.

El cuidado de las uñas y el borrado de las manchas

Para tener unas manos suaves y perfumadas, se coge medio limón y se masajea con las manos, así presentará una mejor apariencia y un aroma fresco. El limón elimina las manchas ocasionadas por el cigarro, y es un buen ingrediente para suavizar la piel y fortalecer las uñas.

Para ello, el aceite de ricino y el aceite de oliva contienen activos tonificantes. Se mezclan algunas gotas de estos aceites en un bol, y luego se añaden algunas gotas de limón y se meten las manos dentro.

Si tenéis algunas manchas desagradables o enrojecimientos, se coge una patata y se cuece. Después, se machaca para obtener un puré. Se mezcla el puré con una cucharada sopera de aceite de oliva o de almendra dulce. Se aplica todo sobre las manos durante 15 minutos, antes de enjuagar bien.

Este truco se debe efectuar una vez a la semana. Así se favorecen unas manos naturalmente bonitas, sin defectos. No olvidéis aplicar un bonito esmalte para concluir la sesión de cuidados para las manos.