• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

En invierno, al igual que en verano, existen situaciones particulares durante las cuales se debe cuidar con especial atención la piel, si queremos evitar la aparición de enrojecimientos e irritación que terminan por resecar la piel, cuartear los labios, y dañar la epidermis.

Para proteger la piel del frío, es bueno tomar en consideración una serie de consejos de belleza, tanto a nivel del maquillaje, como de los aceites esenciales que se deben aplicar para evitar la aparición de irritaciones cutáneas.

El enrojecimiento cutáneo invernal

La palabra clave durante el invierno, para evitar el enrojecimiento cutáneo es la hidratación. Es primordial que la piel esté bien hidratada para evitar que se seque demasiado, y sufra otra serie de daños que con el tiempo pasan factura.

Para mantener una piel confortable, sin enrojecimientos debidos al frío, existe una serie de productos como las cremas hidratantes que se deben aplicar todas las mañanas, así como las mascarillas para un tratamiento de fondo, que debería realizarse una vez a la semana, y por supuesto una crema de noche que se debe aplicar siempre, antes de irse a la cama.

Para el resto del cuerpo, no olvidéis aplicar una crema hidratante al salir de la ducha, para evitar que se forme la incómoda piel de cocodrilo, que termina escamándose por culpa del frío.

Tampoco debemos olvidarnos de los labios, aplicando regularmente algún tipo de bálsamo a base de manteca de karité, para protegerlos del frío, y que no terminen cuarteándose.

Otra serie de consejos para protegerse del frío

La irritación de la piel en invierno también ataca a las manos, por eso no nos podemos olvidar de aplicar una crema específica para hidratar las manos, y que la piel no se nos seque.

Finalmente, para proteger la piel del frío y de los enrojecimientos invernales, es bueno saber cubrirse el cuerpo adecuadamente: un buen abrigo, unos guantes, una bufanda, y un gorro para resguardarse bien del viento del invierno. Y es que el tratamiento de las irritaciones cutáneas provocadas por el frío, comienza por aquí.