• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Cada una de las diferentes familias olfativas de los perfumes desvela un carácter bien preciso. Si sois una mujer extrovertida, atrevida, las fragancias aromáticas son las que mejor os van. Son aromas que traducen una emoción viva. A los hombres les gusta por su lado natural, cálido y la feminidad que transmiten.

Los perfumes afrutados o florales son vuestra arma de seducción, puesto que para vosotras, los aromas de las flores tienen un encanto particular. En cuanto a los perfumes orientales, suelen estar dirigidos a personas más sensuales, que les gusta seducir y que juegan con el misterio. Vuestra personalidad inquietante es lo más fascinante. Que sea oriental o con toques de ámbar, vuestro perfume desprende calidez, y refleja vuestros deseos más ardientes.

Para las más sofisticadas y las mujeres con fuerte personalidad, están los perfumes achiprados. Este tipo de fragancia evoca la elegancia y la independencia.

PerfumeEstos aromas se desmarcan por el contenido de sus fragancias, y una fuerte expresión de vuestra personalidad. Espontánea, entusiasta, seguramente encontraréis un perfume achiprado que esté a la altura de vuestra personalidad bien destacada.

Perfumes, los hesperiados y amaderados

Para las más chispeantes, los hesperiados son los perfumes más indicados. Si os gusta el deporte, la naturaleza, y la aventura, este tipo de familia aromática evoca vuestro dinamismo. Ligero y fresco son las notas que caracterizan este tipo de fragancia.

Finalmente están los amaderados, dirigidos a mujeres dulces y picantes a la vez. Se puede elegir el perfume por su lado cálido y su carácter algo masculino. La elección demuestra bien que sois una mujer con cierto misterio y personalidad destacada.

Si tenéis una fuerte personalidad, el agua de perfume es el producto que mejor os va. Algunas gotas sobre vuestra ropa y sobre la piel bastan para dejar un aroma cautivador.

Para las mujeres más reservadas está el agua de toilette. Basta con vaporizar un poco sobre la ropa para obtener el efecto deseado. Finalmente, para una discreción total, el extracto de perfume es la mejor opción.