• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Etapa 1: Lavarse bien los pies

Parece evidente que los pies hay que lavárselos a diario, y que ese momento puede convertirse en un auténtico momento de relajación al final de la jornada. Disfrutad de 15 minutos de relax al llegar a casa, con un baño de pies, en un barreño lleno de agua templada, con algunas gotas de aceites esenciales, y algunas sales de baño.

Etapa 2: La exfoliación

Los pies se deben exfoliar, al menos, una vez a la semana, para permitir que se desprendan de todas las pieles muertas y se vuelvan más suaves. Durante el baño, frotad con delicadeza los pies, para una exfoliación bien adaptada. No se trata de frotar muy fuerte, puesto que de esta forma sólo conseguiríais activar la fabricación de la capa de queratina, responsable de la córnea.

Etapa 3: La hidratación

Es importante nutrir los pies a diario, con una crema hidratante adaptada. La piel de los pies es mucho más gruesa que la del resto del cuerpo. Para los pies muy secos, se pueden utilizar mascarillas hidratantes. Extended una buena capa de producto sobre los pies y dejar reposar el máximo de tiempo posible, entre 15 minutos a una noche completa. Así conseguiremos recuperar una piel suave e hidratada.

Etapa 4: El masaje

Un masaje en los pies tiene la virtud de relajar el conjunto del cuerpo. Durante una sesión de cuidados, no os olvidéis de esta etapa tan importante. El masaje permite, igualmente, que la crema hidratante penetre mejor en la piel. Unos pies bien hidratados son menos propensos a la creación de callos y durezas.

Etapa 5: Cortarse bien las uñas

Si ya habéis conseguido recuperar una piel suave, no debemos olvidarnos de las uñas. Para eso, es preferible escoger unas tijeras con ángulos rectos, mejor que un cortauñas. Es importante no tener las uñas demasiado largas, puesto que se pueden convertir en un nido de infecciones.

Etapa 6: Tratar las cutículas

Si queréis tener unos pies bonitos, debéis retraer las cutículas. El momento ideal es después del baño, puesto que las pieles están blandas. Después se cortan los excesos de piel. Se pueden nutrir los contornos de las uñas con la ayuda de un aceite especial para cutículas.