• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La zona del mentón se sitúa debajo de la boca. Al igual que la nariz o los pómulos, el mentón da la forma a la cara, su expresión y su carácter. Si el mentón muestra ciertas imperfecciones, es el conjunto de la cara el que parece desequilibrado.

Para mejorar el mentón y para obtener un equilibrio perfecto de la cara, la cirugía estética corrige el mentón procediendo a lo que se llama al genioplastia. Se trata de una intervención quirúrgica destinada a corregir las imperfecciones del mentón. Puede ser aplicada en los hombres y en las mujeres.

El equilibrio facial responde a ciertas condiciones y todas las partes de la cara se deben considerar para obtener una forma evidente y coherente. Se dice que un perfil es ideal cuando se consigue dibujar una línea vertical perfecta partiendo de la parte más sobresaliente de la frente hacia el mentón.

GenioplastiaLa cirugía estética clasifica de defectos el mentón en dos categorías: si el mentón está situado hacia atrás de esta línea, se dice que es fugaz. Si por el contrario, el mentón supera este límite, se dice que es saliente. En ambos casos, se puede solucionar con una genioplastia.

La intervención quirúrgica del mentón

La finalidad de la intervención quirúrgica en genioplastia es la de reducir, de reforzar el mentón, en función de cada caso. La genioplastia se realiza bajo anestesia local. Es posible que se acompañe de una rinoplastia o cirugía de la nariz. En ese caso, la anestesia general es la más apropiada.

La genioplastia dura entre 30 minutos y 1 hora de operación. Sólo las personas con más de 18 años pueden someterse a este tipo de operación, puesto que es a esta edad solamente cuando los huesos de la cara se ha completado.

Durante algunos días después de la intervención, la alimentación del paciente debe estar compuesta por líquidos, se dieta blanda. Como las sutura se hacen con puntos reabsorbentes al cabo de 3 semanas, el paciente debe llevar una venda que maya modelando durante 5 ó 6 días. Para evitar infecciones se aconsejan baños antisépticos de la boca, al menos durante los primeros ocho días.