• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Con el frío, es normal que la piel pierda su suavidad. Por eso, para conseguir una piel suave, conviene seguir las siguientes 4 etapas.

El hamman para purificar la piel

Para cuidar una piel cansada, no hay nada mejor que una sesión de hamman que ayuda a la vez a relajarse y a purificar la piel. El cuidado se desarrolla en una habitación húmeda calentada a unos 50º C. Antes de entrar, debéis aplicar sobre la piel un jabón destinado a este uso.

Este fuerte calor permite a la piel distenderse y al mismo tiempo, las toxinas se eliminan. El cuidado se termina por una exfoliación realizada con un guante de crin, lo que permite retirar las células muertas.

Exfoliación y renovación de la piel

Es necesario retirar las células muertas para recuperar una piel suave. En el caso contrario, las imperfecciones persistirán y la piel estará más seca. Un producto exfoliante suave es indispensable para limpiar la piel en toda regla.

Cuidados-pielPero cuidado, conviene elegir productos diferentes para el cuerpo y la cara. También podéis realizar vosotras mismas el producto para la exfoliación. Para ello, basta con mezclar algunos cristales de flor de sal con el gel de ducha habitual.

La hidratación de la piel

Para suavizar la piel, no hay más eficaz que hidratarla a diario. Se debe utilizar una crema o un gel hidratante cada día, al salir de la ducha. Existen diferentes productos hidratantes en cualquier tienda de cosmética, pero también podéis preparar vosotras mismas vuestro cuidado hidratante.

Para ello, basta con mezclar 60 ml de agua con 25 ml de aceite vegetal, 2 cucharaditas de cera para emulsionar y algunas gotas de aceite esencial suavizante. Todo se deja marinar en un recipiente con el fin de obtener una crema.

La depilación

La depilación es una etapa importante para tener una piel suave, pero debéis tener cuidado a la hora de realizarla. Si os rasuráis, tened en cuenta que primer tenéis que enjuagar la parte que vais depilar con agua fría. Esto permite mejorar la circulación sanguínea. Si preferís la cera, utilizad ingredientes hidratantes y optad por bandas de cera para pieles sensibles.