• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Generalmente, la piel grasa es de carácter hereditario, pero puede igualmente estar causada por desarreglos hormonales. Combatir la secreción grasienta de la piel es posible gracias a unos gestos sencillos o adoptando nuevos hábitos.

Lo ideal es tomarse una tarde de descanso durante la semana, dormir lo suficiente o darse pequeños paseos cada día, lo que beneficia mucho a la piel, porque el estrés suele ser un factor que provoca la piel grasa y otras imperfecciones del rostro.

Proteger una piel grasa consiste igualmente en cuidar el rostro, y a diario. La primera etapa y la más importante es la limpieza de la piel. Este ritual debe efectuarse 2 veces al día. Sirve para eliminar las bacterias y abrir los poros. Por otro lado, es importante notar que no se debe utilizar un jabón clásico para limpiar la piel del rostro, porque seca la piel.

Piel-grasaTambién, antes de comenzar la operación, debéis lavaros bien las manos. Después, se hace espuma con el producto limpiador en las manos y se aplica sobre la cara, masajeando suavemente. Luego conviene enjuagar con agua abundante.

Cuidar una piel grasa

El tónico permite cerrar los poros de la piel con el fin de que esta última secrete menos aceite. También refresca la piel. Su uso sigue directamente a la limpieza de la piel. Varios tipos de tónicos se ofrecen en el mercado. Por otro lado, los tónicos reafirmantes se reservan a las adolescentes, cuya piel grasa está ligada con la pubertad.

La etapa siguiente es la exfoliación. Esta debe realizarse una vez a la semana. En efecto, cada 15 días, la piel reemplaza por sí misma las células muertas por otras nuevas, y lo ideal es ayudar a la piel a efectuar esta regeneración. Finalmente, está la hidratación de la piel. Esta última operación refuerza la piel y le permite que no se seque.

Es preferible usa un hidratante sin aceite, y antes de su aplicación, humedeced un poco el rostro. También, para conservar una piel bonita, habrá que beber mucha agua y utilizar una crema solar cada vez que salgáis a la calle, o en la playa.