• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Es el momento de comenzar a cuidar la piel para tener un aspecto radiante y relajado. Veamos algunos trucos indispensables de belleza para tener una piel suave y flexibles al mismo tiempo.

Las etapas de los cuidados de la piel

A diario, es esencial cuidar la piel a base de productos diferentes. Por eso es importante embellecer la piel con una serie de trucos fáciles de aplicar. Las tres etapas de un buen cuidado de la piel son las siguientes: limpieza, hidratación y exfoliación. Que tengáis una piel seca, mixta o grasa no importa a la hora de cuidar la piel. Para adoptar los gestos adecuados de belleza conviene hacer lo siguiente:

Una o dos veces a la semana debéis realizar una exfoliación para limpiar los poros y permitir a las células que se renueven. El mejor ingrediente para una correcta exfoliación es la arcilla verde. Gracias a sus propiedades exfoliantes, permite desincrustar toda la suciedad sin agredir la piel.

Cuidados-pielEs mejor decantarse por productos bio y naturales, que contengan arcilla para ofrecer al rostro una mayor suavidad. Por el contrario, es fácil aplicar una mascarilla de arcilla casera. Basta con tomar un poco de arcilla, añadirle algunas gotas de agua y aplicar la mezcla sobre la cara. Después, se deja secar antes de enjuagarla bien con agua templada.

Los gestos más adecuados

Al despertaros, se limpia bien la cara con un gel limpiador, por ejemplo, luego se aplica una buena crema hidratante para nutrir las células. Esta última permite proteger la piel de todo tipo de agresiones externas, bien sea contaminación, frío, sol o polvo.

Conviene saber que una buena crema hidratante tiene una textura fundente y un aroma agradable, y que no debe ser demasiado grasa. Una vez absorbida la crema por la piel, se puede aplicar el maquillaje habitual.

Por la noche, antes de irse a la cama conviene retirar todo el maquillaje. Este producto desmaquillador limpia los residuos del maquillaje y cualquier impureza acumulada durante el día. Conviene saber que el desmaquillador aporta una buena dosis de frescor y garantiza un sueño reparador.

El resultado se puede ver al día siguiente, puesto que el cutis se presenta descansado y fresco. Después del desmaquillador se puede aplicar la crema antiarrugas de noche.