• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Existen infinidad de hábitos de belleza que todas las mujeres realizamos y en realidad nunca nos preguntamos cómo surgieron. Uno de ellos es la depilación, una antigua costumbre que en realidad no se sabe con certeza cuándo ni por qué comenzó a pesar de que existen algunas pistas que pueden llevar a conocer algo más sobre este hábito de belleza.

Ya en el antiguo Egipcio, donde se tenía un concepto sumamente elevado de la estética, las mujeres y hombre se depilaban todo el cuerpo como símbolo de pureza. Esta costumbre consta en papiros con recetas de preparados depilatorios, además de conocerse también que existieron en los equipos funerarios pinzas para la depilación.

Existió también una época en que las mujeres se aplicaban los más extraños preparados y ungüentos a base de grasa y sangre de ciertos animales, pero también se usaban ceras que se hacías con azúcar, limón, aceite, miel y agua, en tanto que los hombres utilizaban utensilios tales como navajas de cobre o de hierro.

En Grecia las mujeres utilizaban velas para depilarse, una costumbre que también adoptaron los atletas como los miembros de las clases altas que gustaban depilarse como símbolo de lo que era la belleza ideal, en tanto que las cortesanas preferían usar una pasta preparada con vinagre y tierra.

En el caso de la India la depilación tiene un origen más marcado en lo sensual y no solo utilizaban las navajas de cobre sino también la técnica del hilo, que en la actualidad ha vuelto a estar de moda.

Los musulmanes se depilaban para mantener su cuerpo limpio y las mujeres de esta cultura eliminaban no solo el bello de la zona de pubis sino también de las axilas usando la técnica del hilo. Hoy las mujeres musulmanas se depilan por primera vez justo antes de su casamiento, pues representa un ritual en el que participan otras mujeres.

origen depilación femenina

En China depilarse siempre ha sido un signo de pureza e higiene en tanto que las mujeres árabes se reunían en el hamman donde no solo tomaban el tradicional baño sino que también aprovechaban para depilarse.

Al llegar la Edad Media fue el hombre quien dejó de depilarse, pero las mujeres continuaron con la costumbre pero las cremas y ungüentos utilizados fueron evolucionando. Pero recién durante el Renacimiento las mujeres comenzaron a usar pinzas y navajas para retirar los vellos del cuerpo.

En 1762 el barbero francés Jean jacques Perret creó la primera maquinilla para depilarse, un aparato con un borde metálico sobre la cuchilla que evitaba ocasionar cortes en la piel, pero recién en 1903 King Gillete inventó la maquinilla con hojas intercambiables.

En la década de los años 20 las mujeres comienzan a utilizar la cera de abejas mezclada con resina y parafina para depilarse, sobre todo porque la moda imponía la necesidad de que las mujeres no tuvieran vello, apareciendo también als primeras cremas depilatorias .

Un largo camino ha recorrido la depilación que hoy es una técnica sumamente sofisticada ya que incluye diversas técnicas con resultados excelentes pero siempre es interesante recordar los orígenes de este hábito que es un parámetro de belleza.