• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La depilación con cuchilla es sin duda la técnica que ofrece los mejores resultados. Nuestro consejo es el de afeitarse antes o después de la ducha, con los vellos y la piel mojada para proteger mejor la piel de las posibles agresiones de la cuchilla.

Existen diferentes tipos de productos para la depilación con cuchilla que permiten preparar la piel y el vello antes del rasurado. Lo mejor es utilizar un producto especial de preparación (jabón o crema), igual que lo utilizan los hombres cuando se afeitan con ayuda de una brocha.

Los geles y espumas a presión suelen tener un efecto deshidratante sobre la piel, y por lo tanto son los menos aconsejables.

La técnica depilatoria

La cuchilla debe afeitar en el sentido del crecimiento del vello. Si constatáis que existe cierta tirantez, es que es el momento de cambiar de cuchilla. Si el resultado no es perfecto, se debe mojar la piel y volver a untar jabón, y después volver a pasar la cuchilla, pero esta vez a contrapelo.

mujer depilandose las piernasDespués del afeitado se termina enjuagando la piel con agua fría para cerrar los poros. En caso de problemas de infección (como granos, rojeces…), no se debe utilizar nunca una loción a base de alcohol.

El alcohol tiene como efecto característico que deshidrata la piel. Se debe utilizar un bálsamo after-shave de calidad para calmar y rehidratar la piel. La cuchilla eléctrica es muy rápida, a condición de realizar esta misma operación con más frecuencia.

Sin embargo, si tenéis la piel frágil, si el crecimiento del vello es un tanto anárquico, si tenéis mucho vello, entonces la cuchilla eléctrica no es la buena solución para tener una piel lisa. No obstante, si utilizáis una maquinilla eléctrica, estos son los consejos que se deben seguir:

  • La presión de la maquinilla sobre la piel debe ser suave y lenta, para evitar riesgos de enrojecimientos o de arrancar los vellos en vez de cortarlos.
  • El rasurado se debe realizar al menos una vez a la semana, con cuchilla eléctrica, hasta que la piel se habitúe.
  • Después de cada uso, conviene limpiar bien la cuchilla eléctrica.

Para calmar la abrasión sobre la piel, se debe utilizar piedra de alumbre, o un after-shave apropiado, así como algún tipo de producto específico para cicatrizar los eventuales cortes.