• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La dieta de recuperación tras la cirugía plástica es un tema importante pues es esencial para optimizar el proceso de curación y también es esencial para optimizar los resultados del procedimiento quirúrgico por el que ha pasado el paciente.

A pesar que una alimentación sana y equilibrada es recomendable como un propósito constante en la vida es un punto que gana mayor importancia sobre todo durante las dos semanas que siguen a una cirugía plástica. Para los especialista es un factor crucial incluir alimentos que aporten al organismo vitaminas, minerales, fibra, proteínas y ácidos grasos que ayudan en el proceso de curación y cicatrización.

Después de someterse a un procedimiento quirúrgico como una mamoplastía, liposucción, abdominoplastía o cualquier cirugía plástica tanto las vitaminas como los minerales tienen un papel protagónico en el plan alimenticio.

La dieta después de una cirugía estética debe incluir vitaminas A y C pues son esenciales de ahí que deban incluirse alimentos tales como brócoli, pimientos, coliflor, huevos, lácteos e hígado de ternera, entre otros. También el Zinc es importante en cualquier dieta posoperatoria y es sencillo de encontrar en carnes rojas magras y frutos secos.

dieta poscirugía plástica

 

Como principio general, una nutrición adecuada favorecerá la curación del tejido conectivo y de ahí que la dieta debe contener además de vitaminas A, C, E y del complejo B, ácido fólico.

Será el cirujano quien indique al paciente la lista de alimentos que será necesario incorporar a la dieta después de la intervención quirúrgica, pero en reglas generales un plan dietético adecuado deberá contar con:

  • Almendras: Ya que contienen antioxidantes, fibra, proteína, vitamina E, magnesio, manganeso, cobre, vitamina B2 y fósforo que atacan directamente el estrés oxidativo.
  • Aves y carnes rojas magras: Son favorables para la salud de los músculos por el alto contenido de proteína que aportan al organismo sin proporcionar grasa en exceso.
  • Frutas cítricas: Son esenciales pues aportan vitamina C al organismo siempre resulta recomendable incorporarlas a la dieta. Puede optarse por frutas tales como naranja, mandarina, limón, toronja y pomelo, pues todas ellas proporcionan beneficios antioxidantes, inhibiendo los daños provocados por los radicales libres.
  • Queso tipo requesón: Este tipo de queso contiene todos los aminoácidos que componen una proteína completa y por ello es un alimento que propicia el buen mantenimiento muscular, además de aportar al organismo vitamina B12, calcio y fósforo.
  • Granos enteros: Deben incluirse siempre en una dieta saludable pues sus beneficios son varios y entre ellos previenen sufrir de hinchazón, ayudan a regular el azúcar en la grasa y son ricos en fibra. Arroz integral, salvado, avena y gérmen de trigo son solo algunos ejemplos de alimentos que deben añadirse a la dieta posoperatoria.

Si estás por someterte a una cirugía plástica no dejes de consultar con el médico sobre la dieta que deberás seguir para ayudar a tu organismo a reponerse del procedimiento quirúrgico de forma saludable.