• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Existen varios métodos para desprenderse del vello de las axilas: son métodos que permiten una depilación definitiva y otros que permiten una depilación temporal. En todo caso, veamos una serie de consejos para la correcta depilación de las axilas.

Depilación láser o de luz pulsada

Se puede utilizar la técnica de la luz pulsada para una depilación definitiva del vello de las axilas.

Los aparatos se venden libremente y se encuentran fácilmente en las tiendas específicas para este tipo de productos. Cada empresa que comercializa estos aparatos tiene sus propias instrucciones a la hora de usar el electrodoméstico, con el fin de garantizar unos buenos resultados (por ejemplo: utilizarlo una vez cada cuatro semanas durante seis meses).

Ciertos aparatos están destinados exclusivamente a personas que tienen una piel clara. El uso de estos aparatos para pieles oscuras puede acarrear algún tipo de quemadura. Con el fin de tomar todo tipo de precauciones, es indispensable leer bien el prospecto antes de su uso.

Las cremas depilatorias

Las cremas depilatorias quitan los vellos de la superficie de la piel. Una vez realizado, basta con pasar una toalla por las axilas.

mujer rasurando axilasPara obtener unos buenos resultados, se aconseja aplicar primero la crema sobre una superficie más pequeña de la axila, y observar los resultados siguientes. Con esto ganáis tiempo en la medida en la que podéis secaros las axilas rápidamente si los vellos se retiran con rapidez, y sin necesidad de esperar el tiempo recomendado.

Cuidado, no se debe dejar la crema sobre la piel más allá del tiempo máximo indicado en el prospecto. Si sentís algún tipo de picores o de quemazón, no dudéis en limpiaros inmediatamente las axilas, y retirar toda la crema depilatoria.

El rasurado de las axilas

El rasurado de las axilas es sin duda la manera más sencilla y la más común de desprenderse de los vellos de manera temporal. Para obtener unos buenos resultados, se deben rasurar tras haberos dado una ducha caliente.

El agua caliente y el vapor suavizan la piel y permiten un afeitado en mayor seguridad. Se debe utilizar una cuchilla de buena calidad y una buena espuma de afeitar.

Los vellos de las axilas pueden crecer en todos los sentidos, pero en cualquier caso el rasurado debe realizarse siempre en el sentido inverso del crecimiento del pelo para obtener un resultado óptimo.