• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El color pastel está en el fondo de armario de las fashionistas de este verano. La única regla que se debe respetar es la de evitar la mezcla de tonos. El slim rosa flúo y el top rosa degradado con accesorios del mismo color tampoco hacen buena combinación. Lo mejor es romper los colores y adoptar la tendencia color block. Por ejemplo se puede casar un short verde kaki, combinado con una camiseta amarillo pálido.

Si no queréis correr el riesgo de escandalizar a las expertas de la moda, lo mejor es optar por la sencillez, rompiendo el pastel con algo de color blanco. Un top o una camiseta será suficiente. Otra opción muy interesante es la de conjugar un vestido color pastel con una chaqueta vaquera o un chaleco de cuero.

Jeans color pastelEl pastel se lleva con todo, incluso con los complementos. Si tenéis un bolso violeta, se puede optar por llevar unas sandalias grises, o incluso plateadas. No dudéis a la hora de mezclar los colores entre sí. Las amantes del look insólito o fantasía, podrán contar con su imaginación para combinar colores que ya parecía estar pasados de moda: verde con violeta, o amarillo con azul.

En cuanto al maquillaje, el crudo sigue estando de moda. Si elegís un color iris para los párpados, elegid un tono más claro para los labios, y al revés. Lo principal de un maquillaje color pastel es que refresca el tono de la piel, y va muy bien en temporadas de verano y primavera.

Las más atrevidas no dudarán a la hora de elegir una barra de labios de tono chillón, sobretodo en tonos como el rosa neón, o el naranja punchy. Finalmente, para no dejar de lado los colores pastel, el esmalte de uñas debe escogerse en tonalidades suaves, como el parma, el verde anís, el albaricoque, o el rosa pálido.