• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Seguir un régimen a base de sustitutos de una comida o con productos hiperproteicos merece una reflexión. Es necesario consultar previamente a un nutricionista o a un especialista en dietética con el fin de que establezca un programa a la hora de tomar estos productos.

¿ Para qué tipo de régimen?

Así como su nombre lo indica, los sustitutos de comida están indicados para reemplazar una comida, aportando los lípidos, los glúcidos y las proteínas necesarias para el equilibrio alimentario. Principalmente se utilizan en el marco de un régimen hipocalórico. Su principio es reducir las aportaciones energéticas, entre las que están las grasas y los azúcares.

Entre las personas con exceso ponderal, no existe ninguna contraindicación en la toma de sustitutos, a condición de que su utilización no supere un mes. Estos productos no deben ser consumidos por los niños, los adolescentes, las mujeres embarazadas, las lactan, tes las personas mayores o las que sufren algún tipo de desarreglo alimenticio.

DietaEstos productos permiten una pérdida de peso rápida y motivan luego a continuar el régimen con una alimentación normal, pero equilibrada.

Los productos hiperproteicos

Los productos hiperproteicos están destinados a personas obesas para las cuales los regímenes estándares no ofrecen ningún resultado concluyente. Tienen como objetivo la pérdida de peso rápida durante las primeras semanas de una dieta hiperproteica, aportando las proteínas necesarias para conservar la masa muscular y reducir los aportes de lípidos y glúcidos (cereales, féculas, frutas, verduras).

Sustitutos de comida: 200 kcal mínimo

Conviene comprobar en la etiqueta de estos productos que aportan entre 200 kcal y 400 kcal, escogiendo los que son pobres en grasas y en azúcares: el cuerpo tomará de sus reservas para funcionar, y la pérdida de peso será efectiva.

No obstante, deben aportar suficientes proteínas, fibras (por lo menos 3 g porque el organismo necesita entre 15 a 20 g al día), vitaminas y minerales, para que el cuerpo no sufra durante ese período restrictivo.

El 60 % de proteínas en los productos hiperproteicos

Los productos hiperproteicos son ricos en proteínas (contienen hasta el 60 %, incluso más) y muy pobres en lípidos y en glúcidos.

Los sustitutos jamás son suficientes por sí solos. Conviene empezar el régimen con un o dos sustitutos de comida al día, y completándolos con verduras, un producto lácteo y/o una fruta, para que la comida contenga fibras, normalmente poco presentes en los sustitutos.

Después de las cuatro primeras semanas de régimen, conviene ir retomando poco a poco una alimentación equilibrada, eliminando definitivamente los sustitutos de la comida. No cabe duda de que las proteínas son necesarias en un régimen para adelgazar. Sin embargo, conviene vigilar la ingesta de otros nutrientes necesarios para un equilibrio alimenticio óptimo.

Los sustitutos alimenticios son ideales para una dieta baja en grasas, no obstante su consumo no debe superar el tiempo aconsejado por un especialista, para no provocar otro tipo de problemas asociados.