• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Para que la boda sea todo un éxito, hoy presentamos los mejores trucos y consejos para gestionar correctamente las diferentes etapas de la preparación y los últimos detalles que conviene tener listos para el día de la celebración.

Evitar las presiones

Para evitar caer en la trampa de la presión de la familia, no debemos olvidar que se trata de una ceremonia organizada exclusivamente por los novios, por tanto solo son ellos los que deciden el desarrollo de la fiesta, los colores que se van a usar, el número de invitados, y el menú que se va a presentar. Por tanto la pareja es la que tiene que establecer los limites a pesar de que los padres y familiares hayan propuesto financiar la ceremonia, o que un amigo se haya encargado de encontrar un organizador determinado.

Los invitados

Si la finalidad última de una boda es la unión entre dos seres para toda la vida, esto conlleva inevitablemente la unión de dos familias con educación, cultura y aspiraciones diferentes. Para que la boda se desarrolle lo mejor posible, lo ideal es organizar un primer encuentro entre los padres para discutir con ellos y pedir su ayuda para establecer el plan de desarrollo de la ceremonia, situar a los invitados durante el convite, evitando así mezclas incómodas que terminen por pasar factura. El objetivo durante la celebración del convite es que la gente se conozca y se divierta junta.

Ceremonia

Cuando finalmente llega el día tan deseado, podemos tener la tranquilidad que las familias se comprenden y que serán los aliados perfectos para gestionar cualquier imprevisto. Y sobre todo, conviene relajarse y tener bien presente que se trata del día exclusivo de los novios, y que pase lo que pase, al final del día la pareja será un matrimonio feliz.

Escoger un tema de boda

Porque cada detalle cuenta, organizar una boda no es algo fácil. Primeramente conviene escoger una fecha y un tema para la ceremonia. Actuando de esa forma, podemos conocer por adelantado quién lo hará, qué tipo de ropa habrá que llevar, y sobre todo qué colores y complementos decorativos se deben escoger. Veamos algunas ideas temáticas para una boda perfecta.

La boda cromática

La boda cromática es el tema más fácil de organizar. En efecto, basta con escoger una combinación de colores, y organizar todo el día en torno a esta mezcla que va del rojo al negro para un mayor romanticismo, o del rosa al blanco para una celebración con aires de princesa, o del negro al blanco para destacar la elegancia. En realidad, todo es cuestión de saber combinar bien los colores y al final obtener bonitas fotos de recuerdo.

La boda geográfica e histórica

Si los novios son grandes apasionados de los viajes, se puede organizar una boda donde los invitados se sientan como transportados a Tahití o algún país africano. Este tema se adapta muy bien igualmente si se pretende celebrar que los novios proceden de países distintos, o que los ancestros de la pareja vienen de otros lugares del mundo. Para la boda histórica, se trata de establecer un escenario tipo medieval, o años locos.

La boda ecológica

Muchas veces la pareja tiene una especial sensibilidad por el entorno, y se pretende que los invitados se dejen seducir por esta forma de comprender el planeta. Organizar una boda ecológica implica que las plantas estarán muy presentes, y que los artículos decorativos proceden del reciclaje.

Para una versión más natural, podemos organizar una boda campestre, celebrada en una granja, o una ceremonia que destaque los cuatro elementos como son la tierra, el agua, el fuego y el aire.