• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Además de los cambios hormonales, también se notan ciertas modificaciones en la morfología durante los 9 meses del embarazo. A veces, las mujeres embarazadas no se reconocen en su cara, que se vuelve cada día más hinchada y redondeada. Los ojos se empequeñecen, los labios se afinan, y la nariz toma cierto volumen o se ensancha.

No hay por qué ponerse a temblar, siempre es posible camuflar estas pequeñas imperfecciones, adoptando el maquillaje correcto. Algunas aplicaciones con la brocha y los productos correctos son suficientes para mantener la belleza durante la gestación.

El principio del maquillaje

Antes de realizar un make-up propiamente dicho, debemos explicar el principio de base. Las principales reglas del maquillaje para una mujer embarazada consisten en saber borrar todas las partes donde hay más volumen y realzar las partes que se quieren destacar, sabiendo mezclar los colores oscuros con los claros.

Gracias al efecto óptico y al juego de colores, las partes hinchadas, poco estéticas, se verán camufladas y reducidas al mismo tiempo.

Gestación

El maquillaje de la cara

Este maquillaje para mujer embarazada comienza siempre por aplicar la crema base, a través del polvo y el blush. La base del maquillaje es fundamental para mantener el make-up durante todo el día y camuflar correctamente las imperfecciones.

Durante el embarazo, las mujeres suelen presentar manchas marrones o blancas, hiperpigmentación o despigmentación, debidas a los cambios hormonales sobre el rostro. Para ello conviene disimular correctamente esta decoloración con un fondo adecuado y polvo de maquillaje.

Para la aplicación del maquillaje de las mejillas, debemos prestar especial atención. Lo mejor es utilizar un color claro, melocotón o rosa, a nivel de los pómulos superiores y por debajo de las cejas, desplazando la brocha hacia el exterior del rostro. Después se aplica el blush de un color un poco más oscuro, de beige a marrón, a nivel del hueco de las mejillas hacia las orejas, pero realizando movimientos descendentes con el pincel.

También debemos camuflar el doble mentón, pasando la brocha sobre la mandíbula. El color oscuro da la impresión de afinar el rostro.

El maquillaje de la nariz

Para afinar la nariz, que suele aumentar de volumen o que se ensancha por la culpa del aumento de peso, es necesario aplicar una crema base. Sin embargo, para que la aplicación sea todo un éxito, debemos utilizar el pincel para párpados.

El producto se aplica con delicadeza, sin apretar demasiado, y extendiendo una fina capa de color más oscuro a nivel de las fosas externas y de las aletas de la nariz. Debemos destacar la punta de la nariz y la parte externa con un color más claro.

El maquillaje de los ojos

Durante el embarazo, tenemos la impresión de que los ojos se vuelven más pequeños. El maquillaje para mujer embarazada permite agrandar un poco más los ojos, pero con un resultado natural. Para tener una mirada más grande, debemos insistir en la esquina externa del ojo a la hora de aplicar el color de los párpados. Se deben utilizar colores oscuros. Luego podemos dar más volumen a las pestañas con una máscara de negro intenso. También es el momento de utilizar las pinzas para rizar las pestañas.

Para aquellas que tienen problemas de sueño, no debemos olvidar esconder las ojeras con correctores adaptados que se asemejen al color natural de la piel.

Unos labios más sensuales

Para completar el proceso de maquillaje en una mujer embarazada, debemos destacar los labios con un rojo intenso, un fucsia o un ciruela, en función de los gustos personales. Estos colores consiguen ofrecer unos labios mucho más pulposos. Además, podemos dibujar el contorno de los labios con un lápiz del mismo color que los labios. Con esto conseguimos unos labios más sensuales y carnosos.