• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Si queréis seguir el auténtico estilo de algunas famosas, vuestro fondo de armario so british debe contener imperativamente ropa a cuadros (falda, chaqueta y pantalón), una camisa blanca, un chaleco con botones, un pull con cuello de pico, y un trench-coat. Estos son los indispensables de toda fashionista, pero además se puede añadir otra serie complementos en función de los gustos y de la tendencia de cada año.

Para los vestidos, se debe saber que las británicas adoran los colores llamativos, como el azul real, el rojo y el verde. Las rayas verticales también forman parte de estos motivos so british. En cuanto a las faldas, una minifalda es de rigor, pero también se deben reservar algunas de estas prendas con una talla por debajo de la rodilla.

Estilo so british más casual

Ciertamente, adoptar el estilo so british no quiere decir forzosamente que debemos llevar a todas horas el uniforme de escolar. De vez en cuando, podemos tener ganas de un look mucho más cool. En ese caso, se puede asociar un top chic con un short de corte más moderno. El conjunto se puede combinar con una camiseta entallada, unos Modelo posando con sombreropantalones slim, o de corte recto.

Los colores pueden ser más sobrios, como el tono miel, camel, gris claro, y aportar ciertos toques británicos a través de los complementos. Un bolso de colores, a juego con la camiseta será perfecto con unas esparteñas con plataforma.

Los toques finales

Con este estilo, el chic está siempre garantizado. Las inglesas adoran los zapatos de tacón, concretamente los richelieux y los escarpines más femeninos. También les gusta las gafas de sol amplias, y las capelinas. En cualquier caso, debemos tener cuidado con no caer en lo extravagante. Lo ideal es combinar bien los colores con vuestro estilo más personal.

Para estar bien seguras de acertar en la composición de un look absolutamente so british, tal y como hacen las famosas, el juego debe realizarse con piezas bastante sencillas. Una rebeca combinada con una camisa blanca entallada, y una minifalda de cuadros, y unos escarpines brillantes es una excelente fórmula. Por otro lado, es preferible reservar el trench-coat para el otoño y el invierno.