• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Frente a las agresiones externas y a las emociones interiores, todas las pieles no son iguales. Rojeces, picores, sensación de escozor suelen ser síntomas debidos a una cierta sensibilidad cutánea. Y contrariamente a lo que muchas creen, esta hiperreactividad no sólo afecta a las mujeres con una piel seca.

La piel sensible, irritable o intolerante no es un tipo de piel como lo puede ser la piel grasa, mixta o seca. Al contrario, es una característica que puede afectar a cualquier epidermis, las atópicas como las acneicas, a cualquier edad, de forma puntual o a más largo tiempo.

mujer desnudaEn cualquier caso, la hipersensibilidad cutánea afecta más a las mujeres con una piel fina y clara. Si este es vuestro caso, conviene cuidarse mucho más y adoptar ciertos hábitos que favorezcan la disminución, e incluso la desaparición de la hiperreactividad cutánea.

La piel sensible

No es fácil reconocer una piel sensible, puesto que no presenta ninguna particularidad específica a la hora de hacer un examen clínico. La sensibilidad cutánea es ante todo un asunto de sensibilidad. La sensación de incomodidad, de piel caliente, que pica, que se pone roja o que tira es lo que caracteriza la sensibilidad cutánea, sin que haya realmente síntomas visibles.

Por otro lado, se puede pensar que la hipersensibilidad cutánea aparece cuando ocurren ciertos factores externos que la perturban. La piel reactiva es una piel cuyo umbral de tolerancia es mucho más bajo que el de las otras, frente a ciertos factores ambientales o internos.

Por ejemplo, si bien es totalmente normal tener una sensación de tirantez tras un baño en una piscina con mucho cloro, o picores tras el contacto con productos de limpieza, ya no lo es tanto cuando aparecen rojeces, irritaciones, o rastros de quemaduras tras aplicar una crema o incluso agua, después de haberse expuesto a ciertas variaciones climáticas.

Lo ideal es hacer un diagnóstico preciso con el dermatólogo a través de un test cutáneo para determinar el umbral de irritabilidad de la piel, y pedirle una prueba de alergia.