• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Algunas mujeres utilizan la depilación facial porque lo necesitan, mientras que otras lo hacen por pura coquetería. Como todos los cuidados que aplicamos sobre la piel, la depilación de la cara exige una limpieza minuciosa de la piel, antes y después de la intervención.

Para esto, el uso de un jabón dermatológico, o una loción desinfectante está altamente recomendado. El material para la depilación debe estar bien esterilizado con alcohol de 90º, y especialmente si usáis una pinza para depilar, o una espátula para aplicar la cera caliente.

Hoy en día existen diversos métodos depilatorios como la pinza, la cera templada, la decoloración, la depilación eléctrica, o el láser y luz pulsada. Se recomienda utilizar los tres primeros métodos con el fin de evitar otro tipo de consecuencias poco convenientes.

Ciertamente, la pinza de depilar es un instrumento tradicional, pero muy práctico al mismo tiempo. Por otro lado, permite tener mayor precisión a la hora de quitar el vello de la cara. La mayoría de las mujeres utilizan esta técnica para ser más precisas.

Depilación del rostro con cera

La cera templada, constituye un medio rápido para depilarse la cara. Para esto, se debe comenzar aplicando la cera siguiendo el sentido del crecimiento del vello. Después, se despega suavemente la tira de cera en el sentido inverso de su aplicación. La aplicación de la cera templada está absolutamente desaconsejada en caso de tener granos o heridas en la piel.

Las mujeres con problemas respiratorios no deben decantarse por este método, por culpa del olor que desprende la cera. Otro método para depilar el rostro es la decoloración. Se trata de una técnica tan eficaz como las anteriores. Además, no se tarda más de 5 ó 10 minutos en aplicarla.

En cualquier caso, es bueno saber que las cremas decolorantes que se encuentran en el mercado requieren un pequeño tiempo para mezclar los productos que forman el preparado decolorante. Se debe utilizar una espátula de madera para aplicar el producto sobre la zona que se va a decolorar, y que normalmente tiene como objetivo la pelusilla de la cara. Por último se debe enjuagar bien la piel con agua templada.