• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Hace más de veinte años que Dermablend, experto en cosmética correctiva, pone todo su saber hacer al servicio de la belleza y del bienestar de las mujeres que presentan desórdenes cutáneos.

Maquillarse se ha convertido en un momento privilegiado de placer y distracción. Gracias a un producto faro, una crema base Correcteur Haute Couvrance y de un Fixateur Poudre, este cosmético se presenta como un verdadero ritual de seducción, sencillo y agradable.

La elección del color

La crema baseCorrecteur Teint Haute Couvrance Dermablend se presenta como el número uno de la corrección, y es el producto indispensable de las mujeres que tienen ciertos defectos cutáneos. Este producto difumina los desórdenes de pigmentación, disimula el vitíligo, y enmascara los angiomas.

mujer maquillandose¿Cómo se hace la elección? Podéis estar tentadas de elegir un tono más oscuro para camuflar los defectos, o a la inversa si es más claro. Pero esta no es una buena idea. Se debe escoger el tono que más se aproxime al color de vuestra piel, el que se funde verdaderamente con la piel del rostro. Lo esencial del proceso consiste en evitar el efecto máscara de cera. La marca presenta 8 tonos diferentes para recrear a la perfección vuestro tono de piel.

Cubrir las manchas

Confeccionado con un 40% de pigmentos, el corrector Haute Couvrance Dermablend es dos veces más intenso que una crema base clásica. Su textura es diferente, su aplicación requiere un ritual apropiado, que es muy sencillo. Primeramente se coge un poco de producto, con la espátula, y se deposita sobre el dorso de la mano.

Luego se calienta la textura con ayuda de los dedos para obtener un efecto cremoso. Después, a base de golpecitos, se va extendiendo sobre diferentes puntos de la cara, al tiempo que se va estirando. Para camuflar los desórdenes de pigmentación, es necesario trabajar más la espesura, mientras que el resto de la piel se trata con una textura más fina.

Nuestros consejos: Es preferible usar los dedos a la esponja, puesto que es importante sentir la materia, afinando así la aplicación. Debéis tener cuidado a la hora de extender el producto, especialmente en la zona de las fosas nasales y la parte circundante, evitando así que se marquen los pliegues y las pequeñas arrugas de la cara. Lo mismo ocurre con la boca y los ojos.