• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Las bolsas de debajo de los ojos corresponden a una inflamación del párpado inferior. Pueden ser transitorias en el momento del despertar, o instalarse durante más tiempo con el paso del tiempo. No se deben confundir con las ojeras, que son más bien un oscurecimiento de la piel debido a una mala circulación sanguínea o al hueco producido por la fragilidad de la piel de debajo del ojo.

Las causas de las bolsas debajo de los ojos

La edad y el envejecimiento de la piel son una de las causas principales de la aparición de las bolsas de debajo de los ojos. La grasa, que normalmente está en los párpados para ayudar a la sujeción de los ojos, se desliza en el párpado inferior bajo el efecto del peso y de la relajación de la piel. La piel pierde flexibilidad y firmeza. Los párpados inferiores pueden descolgarse y aparecer las molestas bolsas.

Al igual que las ojeras, las bolsas de debajo de los ojos también pueden aparecer en el momento del despertar. A lo largo de la noche, la linfa, que se encarga del transporte de los residuos de la sangre, se puede acumular a nivel del párpado inferior, y esto provoca una inflamación pasajera. Esta hinchazón se difumina por lo general a lo largo de la mañana, pero puede ocurrir que las bolsas persistan durante más tiempo, concretamente si se tienen problemas de circulación.

Ojeras

Las alergias de todo tipo, las picaduras de insectos o un traumatismo del ojo también pueden provocar una hinchazón de los ojos, pero desaparecen con un tratamiento apropiado.

Evolución y complicaciones posibles

Las bolsas de debajo de los ojos no aparecen de la noche a la mañana. Normalmente se van formando con el tiempo y se acentúan al envejecer. Una mala higiene de vida como la falta de sueño, el consumo excesivo de alcohol y el tabaquismo aceleran el desarrollo de estas bolsas de debajo del ojo.

Tratamiento y prevención

Las bolsas de debajo de los ojos son ante todo una incomodidad estética, pero generalmente no presentan gravedad, y no requieren cuidados médicos. En todo caso siempre se puede acudir a un facultativo si la hinchazón es severa y se prolonga en el tiempo, o bien si va acompañada de enrojecimiento, de picores, o de dolores. En algunos casos, este problema puede afectar a otras partes del cuerpo, como por ejemplo las piernas. Un examen médico permite excluir las causas más graves, como la enfermedad de la tiroides, una infección, o una alergia.

Si la cuestión estética es la más problemática, siempre existen remedios sencillos que se pueden aplicar:

  • como por ejemplo la aplicación de compresas frías sobre el contorno de los ojos para reducir la hinchazón,
  • cuidar la higiene de vida y en particular el sueño. Las noches de 8 horas son ideales para la mayoría de los adultos,
  • igualmente se puede levantar ligeramente la cabeza con una almohada durante la noche, para evitar la acumulación de la linfa a nivel del rostro,
  • por supuesto, siempre conviene irse a la cama con el rostro bien limpio y desmaquillado,
  • una alimentación sana y equilibrada y baja en sal es lo mejor, ya que la sal favorece la acumulación de líquidos,
  • finalmente, sería bueno limitar el consumo de alcohol y de tabaco.

Si las bolsas persisten, siempre se puede echar mano de algunos productos cosméticos como cremas y lociones que reducen el efecto de la hinchazón de la piel.

En las personas mayores, cuando las bolsas de debajo delos ojos están asociadas a una hinchazón de los párpados superiores y hay molestias en la visión, se recomienda un tratamiento quirúrgico para reducir el exceso de grasa.