• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Una piel sana es el reflejo de una buena salud y uno de los signos más importantes de la belleza. El paso del tiempo, los efectos del sol, una alimentación desequilibrada y el estrés son los mayores enemigos de vuestra piel.

Consejos para mejorar el aspecto de la piel

Normalmente, gastamos mucho dinero en tratamientos de belleza, en cremas y en cosméticos de grandes marcas, pero sabemos que unos simples remedios caseros pueden funcionar también de manera muy eficaz.

Tratamiento para pieles sensibles

Ciertamente gastamos grandes sumas de dinero para comprar cremas de cosmética que lejos de ayudar, afectan al equilibrio de la piel. Conviene leer siempre la composición de los productos que aplicáis, y evitar sobre todo las lociones limpiadoras que son muy ácidas, porque terminan por secar la piel.

Lo ideal es intentar comprar cremas que sean lo más naturales posibles, sin productos químicos.

La importancia de exfoliar la piel

La exfoliación de la piel debe formar parte de la rutina de belleza, por eso se deben eliminar las células muertas para que la piel pueda regenerarse. La depuración de la epidermis es tan importante como la depuración de los riñones o del hígado, por ejemplo. Un remedio simple para exfoliar la piel consiste en utilizar avena durante la Mujer con pluma en la caraducha y además todos los días.

Esta se aplica con un guante y 3 cucharadas de copos de avena. Después, cuando la piel está húmeda, se realiza un masaje profundo sobre toda la piel para reactivarla y exfoliarla. El café también es un excelente exfoliante para beneficiarse de sus propiedades. Se puede utilizar el café preparado por la mañana y añadir 20 mililitros de aceite esencial de almendras.

Se mezcla bien, y se aplica sobre la piel a la hora de darse la ducha. Luego se realiza un masaje circular sobre la piel. Si hacéis esto todos los días, tendréis una piel más lisa y más luminosa.

Para el rostro, se puede preparar un excelente exfoliante con una simple cucharada de miel, 2 almendras molidas y algunas gotas de zumo de limón. Se aplica sobre el rostro con los dedos, realizando un pequeño masaje circular. Después se enjuaga con agua fría. Los resultados son excelentes.

Una mejor alimentación

Existen deliciosos zumos naturales que pueden ayudar a recuperar una piel más sana, más joven y más luminosa. Estos remedios sencillos pueden ser aplicados a diario, porque además de cuidar la piel, aportan vitaminas y minerales excelentes para todo el organismo.

Todos estos remedios son naturales y muy eficaces para obtener una piel sana, lisa y sin impurezas. Sin embargo, lo más importante es ser fiel a un tipo de tratamiento, y aplicarlo con regularidad. La piel lo agradecerá, y en poco tiempo se pueden constatar unos resultados excelentes.