• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

La depilación láser no es un método exento de riesgos, a pesar de que combate aparentemente de forma eficaz contra el crecimiento del vello. Se deben tener en cuenta varios factores. El más importante es que la depilación láser debe realizarse por un médico formado para este tipo de intervenciones. Un uso no adecuado del láser puede provocar efectos secundarios importantes en la zona de aplicación, concretamente quemaduras.

Las complicaciones dependen también de la persona (pigmentación de la piel, patologías, anomalías de la piel, lunares, etc.), del tipo de láser utilizado, de la energía de radiación, de la longitud de onda, de la distancia entre la fuente y el punto de aplicación, o del modo de funcionamiento del aparato. También existen riesgos relacionados con el tiempo después de la depilación láser: exposición al sol, infecciones.

Tener una piel lisa a diario, es algo que todas las mujeres desean. Si el afeitado permite estar tranquila durante dos días y la cera durante tres semanas, la depilación láser promete un resultado duradero.

Desnudo de mujerEl principio de la depilación láser

Como su nombre indica, este modo depilatorio está basado en el uso de la luz que se transforma en energía térmica con el fin de quemar la raíz del vello y permitir así una depilación definitiva al cabo de varias sesiones, y esto, en función de la zona que se quiere depilar. Menos dolorosa que otras técnicas de depilación definitiva, una depilación láser requiere sin embargo una consulta previa con el médico especialista, o con un dermatólogo.

La depilación láser es eficaz en función del tipo de piel

Si la depilación láser es el mejor medio para desprenderse de los vellos indeseables, su eficacia, sin embargo, está condicionada. Entre los factores a tener en cuenta, está el tipo de piel y el color de los vellos. Los vellos oscuros sobre una piel clara son los más receptivos al tratamiento láser. Por el contrario, la depilación láser está desaconsejada sobre una piel oscura. Este modo de depilación se debe evitar también si se tiene un vello rubio o claro.

Una depilación eficaz en función de la fase de crecimiento del vello

Lo ideal es intervenir durante la fase de crecimiento del vello, puesto que este último produce más melanina, lo que facilita la destrucción de los vellos desde la raíz. Ahí está el interés en consultar previamente al médico antes de determinar el número y la frecuencia de sesiones que variarán en función del ciclo piloso. Una depilación láser realizada en este punto promete buenos resultados a largo plazo.

Una solución definitiva

Esta técnica constituye una solución definitiva a la hora de desprenderse del vello. En todo caso, siempre conviene ponerse en manos de un buen profesional. Normalmente, hay que acudir a un dermatólogo, puesto que dispone del equipo moderno necesario para este tipo de tratamientos. Si se practica de forma correcta, la depilación láser es muy eficaz.