• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

A pesar de que las alergias capilares aparecen muy raramente, no obstante conviene saber cómo tratarlas. Las reacciones pueden, en efecto, ser muy molestas, y sin embargo son fáciles de evitar.

Diferentes precauciones que se deben tomar si se quieren evitar las manifestaciones desagradables como los enrojecimientos y picores. Veamos algunos consejos útiles.

El funcionamiento de los alérgenos

Cuando se habla de alergia, forzosamente hay un alérgeno, es decir un agente que provoca una reacción anormal. Al primer contacto, los alérgenos no causan ningún tipo de reacción visible frente al organismo. Si embargo, este se pone en alerta, y se forman anticuerpos.

CabelloEn cualquier caso, estos últimos no preservan el organismo, como en el caso de la inmunidad, sino al contrario, provocan hipersensibilidad, también llamada sensibilidad creciente. Si un segundo contacto se produce, unas substancias químicas inflamatorias se liberan provocando así una reacción alérgica.

Prevenir las alergias a los tintes capilares

Con el fin de probar la reacción del organismo frente a los tintes para el pelo, conviene realizar un test previo. Este consiste en aplicar algunas gotas de la substancia capilar que se va a utilizar por detrás de la oreja. Se debe esperar dos días antes de limpiarla. Comprobad después si hay una marca de alergia.

Si sentís picor o si aparecen manchas rojas a nivel del cuero cabelludo, entonces debéis elegir otro producto, se trata de una cuestión de salud.

Respetar ciertas reglas

En caso de aplicar una coloración en casa, se deben seguir una serie de reglas para reducir al máximo los riesgos de alergia:

No os lavéis el pelo antes de aplicar la coloración capilar, puesto que podéis eliminar todo el sebo que es el que preserva el cuero cabelludo.

Con el fin de preservar la piel, aplicad una crema grasa sobre el contorno del pelo, antes de aplicar el producto colorante.

Si notáis reacciones negativas, como enrojecimiento o picor tras la aplicación del producto, parad inmediatamente la operación. Enjuagaos enseguida el pelo para retirar el producto. En caso de que las reacciones persistan, debéis acudir a un especialista.

Para evitar malas sorpresas, dejaos aconsejar por vuestro peluquero o estilista, a la hora de decantaros por un producto concreto para la coloración del cabello.