• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Con el tiempo habéis conseguido cambiar los hábitos alimenticios, habéis conseguido controlar las emociones con relación a la comida, habéis dejado de lado el azúcar, y se empieza a notar una pérdida notable de peso.

Ahora hay que trabajar la musculatura, y esta etapa es crucial para fijar definitivamente la pérdida de peso y de manera estable, al tiempo que se moldea el cuerpo a imagen de lo que se desea alcanzar.

Habéis perdido peso, os encontráis mucho mejor, pero todavía no tenéis un cuerpo de ensueño. Finalmente se le coge gusto al cuidado del cuerpo interior y nutriéndolo con cosas buenas que no lo envenenan, y externamente realizando una actividad deportiva frecuente.

Incluso si se ha perdido peso desde hace un cierto tiempo, llega el momento de cambiar la rutina deportiva para trabajar la musculatura sin convertirse en un body builder con músculos exagerados por todo el cuerpo.

Hoy presentamos tres consejos para acelerar la transformación y trabajar los músculos tras una perdida de peso.

Musculación

Dejar de lado el ejercicio cardio en cinta de correr

Ciertamente, el cardio sobre cinta de correr quema muchas calorías, pero no sirve para trabajar la musculatura, porque la cinta no reproduce la auténtica carrera a pie.

Además, puede resultar aburrido ejercitándose con una rutina que tiene pocos resultados visibles. Ciertamente la cinta de correr quema calorías, y además da más hambre. Más vale saltar a la cuerda o practicar HIIT.

Deportes de combate para la musculatura

Hablamos de un deporte completo, porque los deportes de combate requieren el uso de todos los músculos del cuerpo y de todos los tipos de contracción muscular. Esto permite ser más resistente, reforzar la musculatura, y trabajar el cardio al mismo tiempo. El boxeo es un ejercicio altamente intensivo y ayuda a perder muchas calorías, 700 aproximadamente en una sesión de una hora.

La preparación física pasa igualmente por ejercicios de musculación específicos que permitan mejorar la agilidad, la potencia, la movilidad y conservar la masa corporal.

Musculación y pesas tras la pérdida de peso

Si el deporte de combate no está hecho para vosotras, entonces se pueden incorporar sesiones de musculación pura en la rutina. Se trata de levantar pesas y realizar ejercicios para partes concretas del cuerpo.

No se trata de pasarse horas, sino de realizar series intensivas de levantamiento de peso con cargas pesadas y en un corto período, así ayudamos a cambiar radicalmente la morfología y a reemplazar rápidamente la grasa por músculo.

Por tanto, no hay que tener miedo a la hora de incorporar la musculación a la rutina física, y si no hay dolor, es que no hemos llevado el cuerpo al límite.

En cuánto tiempo se pueden ver resultados

¿En cuánto tiempo los muslos van a definirse?, ¿en qué momento los abdominales van a parecer? y ¿al cabo de cuánto tendremos unos glúteos mucho mejor definidos?

En musculación no existen secretos, debemos ser constantes y comer bien. Lo interesante de este deporte es la noción de progreso. El progreso se nota al cabo del tiempo, tanto a nivel de la carga que se levanta como de los resultados físicos.

Tras varias semanas, veremos un aumento de potencia y de fuerza. Podremos levantar pesas mayores y podremos realizar más repeticiones. Al principio, una carga de 5 kg puede parecer pesada cuando realizamos un squat. Con el tiempo, la mancuerna de 5 kg se convertirá en el peso ideal para el calentamiento.

La musculación es adictiva por los resultados

Los progresos se miden en términos de capacidad atlética y de resultados visuales sobre el cuerpo. Los resultados sobre el físico son realmente visibles rápidamente cuando se lleva una alimentación adaptada, además de un entrenamiento frecuente.

Para obtener buenos resultados en musculación son necesarios 4 entrenamientos por semana. Esto parece algo lógico, y además se debe aplicar a cualquier disciplina.