• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Cuando deseamos bajar de peso existen algunas sustancias naturales que pueden ayudarnos a lograr nuestro objetivo, desde luego que ellas solas no harán todo el trabajo.  Sin embargo,  muchos médicos las recomiendan como un complemento.

Además de una dieta baja en calorías muchas personas ingieren también suplementos dietarios, los mismos llevan en su composición diversas sustancias naturales, entre ellas el CLA (ácido linoleico conjugado)

Este es un tipo de ácido graso esencial que en los animales rumiantes hace su proceso de sintetización a través de la flora intestinal.

En cambio en los humanos el órgano que lo produce es el hígado pero lo hace en pequeñas cantidades, por ello muchas veces es necesario agregar a nuestra dieta mayor cantidad de ese ácido a través de los alimentos como lácteos y todos sus derivados, carnes y aceites de origen vegetal.

También, como ya lo mencionamos, existen los suplementos que contienen CLA,  que es el encargado de inhibir la acción de la enzima responsable del transporte de las grasas que se encuentran en sangre a las células adiposas, hecho que impide que éstas se acumulen.

Además, los suplementos conteniendo CLA estimulan el sistema linfático, produciendo la eliminación de los depósitos de grasa.

Por otra parte, el CLA produce un aumento importante de la acción de la enzima que ayuda a convertir la grasa en energía, por esta razón al realizar además de dieta actividad física se logra mayor musculatura.

El Ácido Linoleico Conjugado, reduce la grasa corporal y baja los niveles de colesterol aumentando la masa muscular, evitando así la flacidez. Siendo también un excelente antioxidante que optimiza el sistema inmunológico.

Los suplementos de CLA no deben ser consumidos por quienes padecen diabetes, ni mujeres embarazadas.

Para quienes desean bajar de peso y aprovechar los efectos beneficiosos del CLA deben tener presente que esto sólo ocurrirá si se realiza una dieta baja en calorías pero equilibrada y se acompaña el consumo del suplemento con ejercicio físico frecuente.

El consumo promedio diario es de 3 gramos, sin embargo,  antes de comenzar a tomar algún suplemento que lo contenga es aconsejable consultar al médico.