• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Dos de los colores faro del invierno, el azul y el camel, no están únicamente reservados a esta temporada. El dúo de colores se lleva en efecto muy bien durante todo el año. Tanto el uno como el otro, pueden llevarse en una falda, un slim, un jersey ligero, unos zapatos o un bolso. Pero ¿cómo llevar estos dos colores en un mismo look? El azul y el camel casan muy bien, y combinarlos no es nada difícil.

Según los matices elegidos, se pueden presentar diferentes estilos. Por ejemplo, el azul marino tendrá un efecto cálido para el color tierra del camel. Un azul intenso, por su parte, presenta frescura, un lado luminoso y chic al conjunto. Para el resto, se trata de saber mezclar bien las piezas o los complementos. Un vestido azul con unas botas camel, una blusa ligera en tela vaquera, un slim camel…

Azul y camel, los complementos fundamentales

El azul y el camel también se llevan en los complementos. Utilizados como color único o en dúo, los dos colores adornar un bolso, unos zapatos, pero también un reloj, unas gafas de sol, unos cinturones… Los Rayas marinerasmodelos no sólo están en el top de las tendencias, sino que además son muy originales.

Estos colores recuerdan los tonos del cielo, del mar y de la tierra y permiten vestirse de forma chic o casual, y por supuesto en la última tendencia. Las que tienen miedo de que el camel acentúe su color pálido de piel, tienen que evitar llevarlo en una sola pieza. Por el contrario deben priorizar el camel ligeramente dorado y las piezas de seda. Finalmente, otra solución es combinarlo con un azul ligeramente intenso cerca de la cara, para dar calidez al tono de la piel.

Las rayas

Las rayas ofrecen un efecto gráfico. Si las rayas horizontales son las más corrientes, las verticales comienzan también a ganar terreno, especialmente en las piezas de abajo. De esta forma, encontramos modelos de faldas y de pantalones con rayas verticales en el mercado. Una vez más no conviene caer en la excentricidad y acompañarlas con un top blanco y una pequeña chaqueta casual. No conviene olvidarse de que las rayas verticales alargan la silueta, mientras que las rayas horizontales crean una sensación de anchura de todo el cuerpo.

Las rayas azul marino y blancas que caracterizan el estilo marinero fueron popularizadas por Chanel. Hoy en día, el estilo marinero sigue estando presente en cualquier fondo de armario, y en todas las temporadas. Si en su origen, se trataba de un top con cuello de barco y mangas largas, esta prenda fetiche se declina hoy en día en diferentes cortes de tendencia. Seguramente, esta tendencia llega para quedarse, puesto que la combinación de los colores y las rayas nunca ha pasado de moda.