• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El día de tu boda es tan especial, que todas las mujeres quieren estar perfectas. Por eso, un perfume de boda es la mejor manera de poder celebrar el amor con todo el glamour necesario.

Para una novia, la elección del vestido, del maquillaje y del peinado es crucial, con el fin de presentar un aspecto impecable. Sin embargo, suele haber un detalle que a muchas de nosotras se nos suele escapar. Nos referimos al perfume.

¿Cuál es el perfume más indicado para ese día? Nuestra fragancia habitual es quizás demasiado clásica. Una pregunta a la que hoy responden Lolita Lempicka y Swarovski con el lanzamiento de dos perfumes para el día de la boda, y en edición limitada.

Esta primavera, dos perfumes estrella se revisten de blanco con el fin de acompañaros durante ese gran día que con tanto esmero habéis preparado. Eau de Mariage de Swarovski reinterpreta Aura, el primer perfume de la marca. Esta nueva fragancia, floral mujer perfumándosey fresca, está construida alrededor de tres acordes: en notas de cabeza encontramos el lichi y la hoja de té, en notas de corazón la peonía y el loto, y en notas de fondo se descubre el musc blanco.

El primer perfume de Lolita Lempicka se presenta a ritmo de una nueva composición olfativa inspirada en los vestidos de novia de la misma diseñadora. Una fragancia construida entorno a tres acordes: en notas de cabeza encontramos el absoluto de las hojas de violeta, y el verde de iris, en notas de corazón la violeta blanca y la frambuesa, y en notas de fondo varios muscs y heliotropo.

Esta fragancia floral empolvada es más sencilla que un simple perfume, pero es el comienzo de una colección que canta una oda al amor. Efectivamente, cada año, por la misma época, se lanza una nueva edición efímera.

Para celebrar el amor, los frascos han sido revestidos con sus telas más encantadoras. En Aura, el cristal se adorna con un velo de encaje, con pequeñas flores blancas y un cristal blanco de diamantes. En cuanto a Lolita Lempicka, la mítica manzana se presenta decorada de oro y de blanco, y se hace transparente, desvelando un concentrado rosa empolvado.