• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Para evitar sumar calorías siempre estamos buscando nuevos productos y alimentos que nos permitan disfrutar de las comidas sin dejar de lado el buen sabor. Algo que permite el consumo de sucralosa, el edulcorante natural sin calorías.

En este punto, los edulcorantes hasta ahora han sido muchas veces rechazados por quienes fundamentan que su sabor altera el de los alimentos y bebidas, además de aportar algunas calorías, que no es lo deseado por quien se encuentra haciendo una dieta para adelgazar.

Sucralosa el edulcorante natural sin caloríasAsí aparece en escena la sucralosa, el edulcorante natural sin calorías y que es fabricado a partir del azúcar.

La sucralosa además de ser hasta 600 veces más dulce que el azúcar, hace su tránsito por el cuerpo sin alterarse ni metabolizarse y es eliminada inmediatamente después de haber sido consumida.

Con estos datos podemos hablar en principio de dos importantes ventajas, una el hecho de no aportar calorías y la otra que es apta para todas las personas, incluyendo quienes padecen de diabetes.

Se trata de un producto que ayuda tanto al mantenimiento como a la reducción del peso, siendo una sustancia que no produce caries y puede incorporarse sin restricciones en el menú de personas diabéticas.

Asimismo, la sucralosa, el edulcorante natural sin calorías puede utilizarse como si fuera azúcar, no perdiendo su sabor dulce en ningún caso ya sea sometiéndola a temperaturas altas o almacenándola durante prolongados períodos.

Una solución excelente para quienes están a dieta, para diabéticos y para quienes simplemente desean cuidar su figura y no aportar calorías innecesarias a su organismo y lo más importante sin renunciar a un buen sabor.

Existen infinidad de alimentos que contienen sucralosa como bebidas, café, té, coberturas para pasteles dulces, goma de mascar, algunos sustitutos de productos lácteos, aderezos para ensaladas, postres lácteos congelados, mermeladas, jaleas, gelatinas y helados de fruta.

Científicamente se han realizado estudios sobre este alimento que han demostrado que las personas diabéticas pueden consumir sucralosa con toda seguridad ya que la misma no es reconocida por el cuerpo ni como azúcar ni como hidrato de carbono y por lo tanto no la metaboliza para obtener energía, no afectando los niveles de glucosa en sangre.