• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El camel es el color tendencia de estas últimas temporadas. Desde los vestidos a los zapatos, pasando por los complementos, el camel es un color que se lleva en el look completo. Veamos algunos consejos para llevar correctamente este color de moda.

La combinación de colores

El camel puede ser chic o retro, en función de los colores con los que lo combinéis. Las adeptas de la moda vintage prefieren los tonos rosados. Por ejemplo, podéis llevar un blazer rosa claro con un pantalón camel. Para un look más estival, no dudéis a la hora de combinar el camel con un color más atrevido. Nos referimos concretamente al naranja, cuya tonalidad se acerca algo a la del camel.

Para un look con personalidad, se puede combinar el camel con la tela vaquera. Se trata de un dúo absolutamente sensacional. Por ejemplo, se puede llevar una cazadora de cuero o una chaqueta camel con unos jeans. Y para las noches, el negro sigue siendo un valor seguro. Una vez más, no dudéis a la hora de mezclar este color con el camel, pero Estilo-semanasiempre en su justa medida.

Algunos toques de camel

Evitad llevar el camel como look total. Para ir a la moda conviene llevar el camel en pequeños toques solamente. La idea es de poder llevar como máximo dos piezas en este color. Existen muchas posibilidades de combinación: zapatos y bolso camel, chaqueta y zapatos, pantalón y bolso, etc. Cada una debe poder elegir en función de sus gustos, pero siempre combinando el camel con otra tonalidad. Si en verano este color evoca el calor, el sol y el safari, en invierno es una forma de dar calor a vuestro look.

Si no sabéis muy bien cómo llevar este color de tendencia, o que tenéis miedo de no adaptaros bien a lo que se lleva este año, elegid entonces valores seguros para estar en el top de la tendencia. Entre los valores seguros que no pasan de moda, están por supuesto las botas de cualquier estilo.

Además, los bolsos camel siguen siendo piezas faro de cualquier look que se precie. Y por supuesto, no os olvidéis de los pequeños complementos, como los fulars. En cuanto a los vestidos, lo ideal es decantarse por una chaqueta, un blazer o un abrigo de color camel.