• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Los tacones altos suelen ser estos detalles que subliman un vestido negro con toda sencillez, y que dan un aspecto más sexy a unos jeans de lo más corrientes. Además de haceros más altas, los zapatos de tacón alto afinan la silueta y ofrecen un caminar más voluptuoso. Así pues, se abre la veda en búsqueda de unos escarpines con mucho estilo.

Comodidad y tacones altos

Para aquellas mujeres que dan el paso hacia los tacones altos, lo ideal es comenzar por una altura no mayor de 4 a 5 cm. Vuestra inexperiencia pasará desapercibida, mientras aprendéis a caminar con los nuevos zapatos. Una vez acostumbradas, se pueden probar unos escarpines que no pasan de moda con unos tacones finos de 10 a 12 cm.

Pero tampoco es cuestión de elegirlos demasiado altos, puesto que corréis el riesgo de perder el equilibrio. Por una cuestión de estética y de comodidad para los tobillos, los tacones se declinan en varias formas: de aguja, anchos, o simplemente compensados para ofrecer un mejor apoyo.

CalzadoSi elegís un modelo más abierto, existen bonitos estilos de sandalias con correas finas. Para un look más tipo rock, lo ideal son unos escarpines con plataforma. La plataforma es la parte delantera del zapato aumentada de algunos centímetros y que ofrecen un mayor confort, incluso con tacones muy altos.

Podéis jugar con los colores y los materiales, puesto que añade algo de fantasía a vuestro look.

Elegancia con un tacón alto

Que seáis adictas de la moda o no, todas las mujeres quieren estar elegantes en unos tacones altos. Si envidáis la seguridad de algunas mujeres, vosotras también podéis conseguirlo. Los zapatos de tacón alto se pueden llevar tanto de día como de noche.

El secreto para mantenerse a gusto es optar por un modelo en función de su forma y del confort que puede ofrecer. Sobretodo, debéis pensar en proteger los dedos, la planta y los tobillos. Por último, no os olvidéis que un calzado demasiado pequeños o demasiado grande puede resultar bastante incómodo al cabo de un tiempo de estar de pie.