• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

No existe pérdida de peso duradera sin una actividad física frecuente. Esto vale tanto para los kilos acumulados en los glúteos, en los muslos y en las caderas. Para adelgazar la parte inferior del cuerpo conviene priorizar los deportes de resistencia. Caminar, montar en bicicleta, saltar a la cuerda y natación, puesto que son los mejores aliados para definir la parte baja del cuerpo y ganar en tonicidad.

La silueta de tipo ginoide, cuando las grasas se acumulan en la parte baja del cuerpo, es en gran parte genética y está estrechamente ligada a las secreciones hormonales.

Para eliminar estas acumulaciones de grasa, no es suficiente con comer menos, también hay que practicar deporte. Solo una actividad practicada a intensidad moderada durante un largo periodo permite quemar las reservas de grasa.

Transformar la grasa en energía

La explicación es fisiológica, para transformar la grasa en energía, los músculos necesitan oxígeno. Cuanto mayor es la falta de oxígeno, más azúcar se quema, pero al contrario, cuanto más y mejor se respira durante el esfuerzo, más grasas se transforman.

Mujer corriendo

De ahí el interés de favorecer los esfuerzos que funcionan según la alianza oxígeno/lípidos, es decir los deportes de resistencia, marcha rápida, montar en bicicleta, correr, natación, bicicleta elíptica, etcétera. El acento hay que ponerlo en sesiones de tipo aeróbicas.

La frecuencia sería de 45 minutos de marcha al día, o una disciplina deportiva de dos a tres veces por semana.

Caminar para eliminar las grasas

Todas las formas de actividad son beneficiosas para la línea, y normalmente, caminar rápido y de forma tónica es suficiente para eliminar las grasas y tonificar los abdominales, los muslos y los glúteos.

Para un trabajo eficaz, se puede utilizar un podómetro. Es de fácil uso, este pequeño aparato se fija a la cintura para contar el número de pasos y la distancia efectuada a lo largo del día.

Las más motivadas pueden utilizar un cardiofrecuencímetro en tiempo real, lo que es ideal para conocerse mejor y mejorar los rendimientos.

Nadar para eliminar la acumulación de grasa

La natación es una de las actividades más recomendables para eliminar la acumulación de grasa y tonificar la zona abdominal. Gracias a la flotabilidad del agua que reduce los traumatismos a nivel de las articulaciones, de la espalda y de los tendones, se puede nadar largo tiempo evitando dolores y limitando el cansancio, independientemente de la edad y la corpulencia.

Además, la natación ejerce un efecto drenante que aligera las piernas. Para aumentar sus beneficios, se pueden variar los estilos de natación, y utilizar aletas de vez en cuando.

La bicicleta para reforzar los abdominales

La ventaja de esta disciplina es su movimiento fluido y sin traumatismos sobre el esqueleto. Pero aparte de los dolores de espalda, de rodilla o de cadera, que requieren una opinión médica, todo el mundo puede practicar bicicleta.

Al igual que en la natación, las articulaciones se liberan de una parte del peso del cuerpo. Al pedalear durante un largo tiempo sobre un terreno llano, se refuerzan los abdominales, los muslos y los glúteos. De igual forma, el aquabiking, que combina los beneficios de una actividad acuática con los de la bicicleta en tierra firme, es una actividad ideal para eliminar la celulitis.

Saltar a la cuerda para reducir piernas y glúteos

Esta es otra de las actividades que cuesta muy poco y que se practica fácilmente por cualquier persona. Saltar a la cuerda es un deporte completo y quema muchas grasas. 15 minutos de ejercicio saltando a la cuerda aportan los mismos beneficios que 30 minutos corriendo.