• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Ciertamente, es posible perder 3 kg en 15 días, a condición de modificar profundamente los hábitos alimenticios. Evidentemente, esto depende de la corpulencia de cada uno: cuantos más kilos haya que perder, más rápido se adelgaza y de forma significativa. Igualmente, la pérdida de peso es más importante si, además de un régimen alimenticio, se practica una actividad física. Conviene destacar que si no se realiza ningún ejercicio físico, se puede llegar a perder hasta 3 kilos en 15 días.

Perder 3 kilos sin pasar hambre

Habitualmente, lo que cansa y provoca hambre es la hiperglucemia, es decir una tasa de azúcar alta en la sangre. Adoptando un régimen basado en alimentos con índice glucémico bajo, se mantiene una glucemia equilibrada y estable, que nutre de forma continuada el cerebro y los músculos. Es muy eficaz, basta con reemplazar los biscotes o el pan del desayuno por pan integral, evitando así la falta de energía a media mañana.

La mejor forma de perder 3 kg en 2 semanas

No conviene olvidarse de las proteínas. Para adelgazar rápidamente y no agotarse o pasar hambre, lo ideal es combinar las fuentes de proteínas magras, que poseen naturalmente un índice glucémico nulo, con otros alimentos con un bajo índice glucémico o quemadores de grasa. Esto permite no solamente eliminar las células grasas, sino también fabricar músculo para reemplazarlo.

Mujer delgada

El pescado y la carne magra son alimentos quemagrasas por excelencia, ya que son ricos en proteínas, pero pobres en materias grasas. Además, como no contienen glúcidos, su índice glucémico es casi nulo.

Perder 3 kilos con la ayuda del índice glucémico de los alimentos

De momento hay que dejar de hablar de azúcares lentos o rápidos, y hablar entonces de índice glucémico que permite clasificar los alimentos en función de la velocidad a la que «endulzan» la sangre. Cuanto más alto es el índice glucémico de un alimento, mayor facilidad tiene para ser almacenado en forma de grasa. Al contrario, cuanto más bajo es el índice glucémico de un alimento, más lentamente es asimilado y más se puede adelgazar.

Por tanto, se deben limitar los alimentos con un índice glucémico alto: biscotes, patatas chips, croissant, cereales en el desayuno, azúcar, arroz blanco, etcétera.

Por el contrario, se debe favorecer los alimentos con un índice glucémico bajo: judías verdes, verduras verdes, legumbres, cereales germinados, soja, frutos rojos, oleaginosos, chocolate negro, huevos, pescado, fructosa, queso blanco, carne, etcétera.

Los alimentos que más adelgazan

Todas las verduras, sin excepción, poseen un índice glucémico prácticamente nulo. Entre ellos destaca la lechuga, puesto que se puede consumir cruda, es rica en fibras, reduce el índice glucémico de todas las comidas.

Las legumbres también se deben incluir en el menú. Su índice glucémico es muy bajo y no poseen naturalmente grasa. Lo mismo ocurre con la fruta, que salvo excepción, bajan el índice glucémico global de una comida, gracias a su riqueza en fibras.

La soja y sus derivados presentan un índice glucémico muy bajo, pero además son ricos en proteínas vegetales y contienen ácidos grasos buenos.

Igualmente se debe limitar la ingesta de pasta fresca que tiene un índice glucémico alto, y favorecer los espaguetis, o la pasta integral. Lo ideal es cocer la pasta al dente y no añadir nada, ni mantequilla, ni queso rallado. El arroz presenta un índice glucémico variable en función de su procedencia. Se debe evitar el arroz blanco clásico, y comer arroz basmati, integral y salvaje.

Los quemadores de grasa, ideales para perder 3 kg

Entre los alimentos con un índice glucémico bajo, algunos tienen propiedades quemagrasa que participan en la eliminación de las grasas malas e impiden su absorción por parte del cuerpo. Estos ingredientes milagro tienen diferentes propiedades: captan las grasas, bajan el índice glucémico de los alimentos que acompañan, aportan minerales antikilos.

Lo ideal es consumir lo más frecuente posible limón, vinagre, cebolla, especias, hierbas, salvado de avena, canela, té verde o té negro, agua mineral rica en calcio, y magnesio.