• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Tener la piel desvaída, un aspecto de cansancio y la piel triste es una realidad para muchas mujeres. A pesar de una noche de sueño reparador y de los cuidados para el rostro diario, es difícil terminar con la desagradable apariencia grisácea y con falta de tono vital.

Con el peeling facial podemos acabar con este problema tan desagradable. Se trata de una técnica que no es quirúrgica y que es una de las que más se practica en el mundo de la estética.

Qué es el peeling químico

El peeling es un tratamiento de estética que se aplica sobre la piel. Un ácido, líquido o pastoso, se utiliza para eliminar la capa superficial de la piel. Existen tres tipos de peeling: el superficial, el intermedio y el profundo.

Entre los diferentes peelings que podemos escoger están los que penetran de una forma más o menos pronunciada sobre la piel y ofrecen resultados diferentes.

El peeling suave ofrece un brillo inmediato a la piel y la paciente no debe aislarse del mundo exterior después de este tratamiento. Se trata por tanto de un peeling superficial que se utiliza para dar un simple golpe de energía a la tez y no para tratar cicatrices de acné, por ejemplo.

Belleza

El peeling intermedio tiene una acción sobre las manchas de la piel y las marcas dejadas por el acné. Actúa igualmente sobre las arrugas. Cabe destacar que este método es un poco más doloroso y que los enrojecimientos se ven durante varios días.

Con el peeling profundo actuamos sobre la dermis profunda, lo que permite rectificar un envejecimiento marcado y arrugas profundas, así como irregularidades cutáneas. Esta práctica es bastante intensa y la paciente debe estar muy motivada para someterse al tratamiento.

Los compuestos que se utilizan habitualmente

Ahora vamos a repasar los compuestos que más se utilizan para efectuar este tipo de peeling.

El fenol

El fenol se utiliza para el peeling profundo. En efecto, se trata de un ácido potente que se aplica sobre la piel. Ofrece buenos resultados, pero solo se puede utilizar en pieles claras, puesto que puede ser despigmentante. Una sola sesión de peeling con fenol basta para obtener buenos resultados.

El TCA

Hablamos de un peeling a base de ácido tricloroacético que permite realizar un peeling intermedio. En todo caso, requiere preservarse del exterior durante varios días. En función de su concentración, 15, 25, 30 y 40 %, la acción es más o menos fuerte. Habitualmente se practica sobre pieles claras o ligeramente morenas.

Al igual que para el fenol, basta con un solo tratamiento para ver una mejora evidente.

El ácido glicólico

Se trata de un peeling con ácidos de frutas. Es uno de los compuestos más utilizados por los médicos y además se trata de una sustancia que no es tóxica. Es un peeling que trata la piel en la superficie

El peeling enzimático

El peeling enzimático es una solución exfoliante a base de ácido salicílico, ácidos de frutas o ácido glicólico. No contiene micropartículas y por tanto es un tratamiento suave.

El ácido salicílico

En este caso hablamos de un ácido natural que ayuda en el tratamiento del acné y reduce los signos de la edad. Procede de un extracto de sauce y su efecto desescamante es superficial.

El ácido láctico

El ácido láctico penetra en menor profundidad en la epidermis, y por tanto es menos irritante. Normalmente se utiliza como complemento del ácido glicólico para limitar los efectos irritantes de este último.

El peeling AHA

El peeling AHA se prepara con ácido glicólico. Principalmente se utiliza para dar brillo y cerrar los poros de la piel.