• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Durante el embarazo, la mujer siente ciertas molestas y cambios físicos que pueden provocarle una fuerte ansiedad. Buscando una mayor serenidad, el masaje prenatal es el más recomendado para el bienestar de la futura mamá.

El masaje prenatal es un tratamiento terapéutico natural, destinado a calmar las incomodidades y todos los síntomas ligados al embarazo. Con este método se puede evacuar el estrés y volver a recargar las pilas. Durante este período, la mujer necesita serenidad y armonía con su propio cuerpo, de ahí la necesidad de realizar los masajes prenatales.

Estimulando la función muscular y las articulaciones, se mejora la circulación y la salud general de la futura madre. Esta terapia tiene por objetivo calmar la fatiga física y mental durante el embarazo.

Masaje prenatal y su práctica

El masaje prenatal no se recomienda a lo largo del primer trimestre, durante el cual el feto se estabiliza, sino a partir de la semana veintidós del embarazo. La mujer debe tumbarse sobre el costado, o sobre el vientre, gracias a un cojín especial, y el masaje se realiza en un lugar silencioso, bien aireado, y con un fondo musical relajante.

mujer embarazadaTumbada sobre la espalda, se ejerce cierta presión sobre los capilares sanguíneos que reducen la circulación de la mujer y de su bebé, esta es la razón de que esta posición no sea la más indicada para realizar este tipo de terapia. Una sesión por semana durante el segundo trimestre de embarazo, y dos veces o más durante el tercer trimestre, a razón de 10 minutos a una hora cada una, es lo más recomendable.

Beneficios del masaje prenatal

La primera ventaja de esta terapia es la relajación y el confort de la mujer embarazada. Este tipo de masaje reduce el insomnio durante la gestación, alivia los dolores ligados a los cambios físicos que sufren las mujeres, reduce la hinchazón de las manos y de los pies. El masaje prenatal aporta pues un bienestar físico y emotivo relacionado con la futura mamá.

En cualquier caso, siempre es importante ponerse en manos de un profesional para la realización de estos masajes, y todo por precaución, para preservar en todo momento el bienestar tanto de la mujer como la del bebé que lleva en su vientre.