• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Este peluquero, nacido en Poitiers, es un auténtico apasionado. Su credo: devolverle a las mujeres su individualidad. Una libertad de expresión fuera de toda norma a través de unos peinados y coloraciones adaptadas a cada una de nosotras.

Su recorrido: Jean Marc Joubert es un hombre de escena que realiza cada uno de sus peinados como si se tratara de un verdadero show. Hoy en día, son los focos de sus salones de peluquería los que ponen luz a este hombre de talento en cuestión de cortes, peinados, y coloraciones. Sigue conservando su amor por las tablas, pero en otro campo.

Su divisa: «no dejar nunca de divertirse». En 1986, monta su primer salón en Poitiers, con sólo 21 años. Jean Marc Joubert viaja por todo el mundo para perfeccionar su técnica de corte, etapa por etapa. Perfecciona su propio estilo, ofreciendo una mezcla de elegancia y destreza. En 1996, entra a colaborar con l’Oreal, y consigue abrir ocho salones de peluquería en Francia.

mujer luciendo peinadoSu filosofía: tiene varios proyectos creativos y ambiciosos, puesto que busca constantemente nuevos desafíos. Jean Marc Joubert busca siempre el hacer accesible sus peinados de alta gama al mayor número de mujeres. El hombre se dice estar al servicio de la feminidad, su talento, lo dedica a la belleza femenina. La tendencia es su actitud principal, y el peinado es una libertad de expresión propia de cada mujer.

El peinado representa una parte de nosotras mismas, puesto que nos describe de una cierta manera. Jean Marc Joubert quiere aportar un plus para hacer que la mujer está más guapa, sin que se sepa realmente por qué. Un peinado discreto y eficaz, es algo con lo que toca mujer sueña a lo largo de su vida.

Su técnica de corte de pelo: el método es rápido y perfectamente dominado desde hace años. Para Jean Marc Joubert, el corte de pelo es como un vestido, se compra en función de su forma. Por lo tanto, lo ideal es poder reproducirlo solas en casa, delante de un espejo.

Su lema es el famoso «lavar y marcar» que toda mujer activa va buscando cuando va a la peluquería. Sus cortes son elaborados, pero naturales, y se adaptan bien a la forma de la cara, elemento crucial a la hora de elegir un estilo.