• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La elección del vestido de novia suele ser un auténtico rompecabezas. Ante tanto estilo diferente que se presenta a la hora de elegir el vestido, no se puede perder de vista vuestra propia morfología. Veamos algunos consejos para saber qué vestido se adapta mejor a vuestra propia silueta.

Para personas de poca altura

Para un estilo tendencia y moderno al mismo tiempo, podéis optar por un vestido corto, y unos tacones más bien altos, para ganar algunos centímetros de altura. Lo ideal es un vestido de una sola pieza, sin cinturón para no romper la silueta.

El estilo imperio es ideal para las que sois pequeñas de estatura: permite subir las caderas y disimulando la cintura. Este corte es ideal para dar la impresión de que tenéis las piernas largas, y por lo tanto sirve para alargar la silueta.

Vestido de noviaSi tenéis las piernas muy pequeñas, una falda de tubo ofrece una impresión diferente de vuestra altura. Pero cuidado, las faldas de tubo no son buenas para personas con demasiadas curvas.

Los vestidos trapecio, el estilo sobrio, los tejidos fluidos como el crepe de seda o la muselina son los que mejor se adaptan a estos tipos de cortes. La cola del vestido y el velo deben tener la medida justa. No estaría mal usar vestidos de tirantes muy finos y delgados. En cualquier caso, conviene olvidarse de los estampados y de los vestidos con demasiado volumen.

Para personas altas

Se considera que se es alta cuando se sobrepasa 1,75 m. En este caso, conviene un vestido que rompa vuestra silueta, para no dar la impresión de tener una altura desmedida. Si os gusta la originalidad, lo ideal es escoger un vestido de líneas desestructuradas o asimétricas, que se adapta muy bien a las mujeres altas.

También se puede usar un vestido con estampados, bordados o volantes en su parte inferior. En todo caso se deben evitar los vestidos muy recargados que os puedan dar un aspecto demasiado imponente. También podéis llevar un vestido de corte imperio, a condición de que la parte inferior de la falda esté más elaborada, con el fin de romper la unidad del conjunto.

Finalmente, si tenéis unas bonitas piernas largas, deberíais probar con un vestido corto por delante y un poco más largo por detrás.