• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Para el despertar de nuestros hijos, les propondremos cada semana una nueva actividad.

Los tres tiempos del niño

La vida de los hijos está distribuida en tres tiempos principales: el tiempo de las necesidades fundamentales (dormir, comer, etc.), el tiempo fuera de la familia (guardería, colegio, etc.), y el tiempo que pasan con la familia.

El tiempo para el despertar de los hijos

El tiempo disponible para pasarlo con la familia es un tiempo privilegiado para el despertar, puesto que en la guardería o en el colegio, el profesor o el educador se debe dividir entre un número mayor demadre con niño alumnos, lo que no siempre permite que cada cual reciba la atención necesaria. En casa, los niños se benefician plenamente de la presencia de sus padres, lo que multiplica la intensidad de los intercambios y las posibilidades de actividad.

Una nueva actividad por semana

Cada semana, debemos proponer a nuestros hijos, a partir de los dos años, una actividad nueva, objeto o aprendizaje para su despertar. Estas actividades pueden responder a los criterios cualitativos siguientes: descubrimiento, placer, reflexión, aprendizaje, originalidad, e interacción.

Ideas para nuevas actividades

Podemos proponer a nuestros hijos una serie de actividades que les permita descubrir y profundizar en los siguientes campos: aprendizaje de matemáticas, geografía, ciencias, historia, lenguaje, lectura, escritura, idiomas, música, deporte, juegos, libros, revistas, objetos de diferente interés para ellos, salidas, vacaciones, fiestas temáticas de cumpleaños.

El objetivo de los padres

Todos los padres tienen por objeto el despertar de sus hijos, verlos progresar y realizarse. Proponerles actividades interesantes y variadas es un medio de alcanzar todos estos objetivos.