• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Existen varios ejercicios fáciles para conseguir un vientre plano y hoy desde EfeBlog te contamos todo acerca de esta rutina estrella que combinada con otros ejercicios cardiovasculares te ayudarán a modelar tu figura.

Sin embargo, ten en cuenta que solo los ejercicios no son suficientes para conseguir un vientre plano, también debes combinar el entrenamiento físico con una correcta alimentación.

Entonces, deja de lado todos los alimentos que pueden provocar inflamación como los productos azucarados, los carbohidratos refinados y los refrescos.

Prioriza siempre los alimentos frescos como las verduras, frutas, carnes rojas y blancas y pescado, pero por sobre todo evita las comidas procesadas y como bebida principal siempre ten a mano agua.

Ejercicios específicos

La mayoría de los entrenadores personales recomiendan, para tener un vientre plano, realizar rutinas de entrenamiento específicas y ejercicios determinados por un mínimo de tres días por semana.

Así, los tres días que destines al entrenamiento físico cuanto más duro sea mejor, además puedes combinar algunos ejercicios de tipo cardiovascular como cinta, bicicleta fija, elíptica.

Y no olvides que como mínimo debes entrenar entre 30 y 40 minutos, conjuntamente con ejercicios de fuerza pero siempre centrados en algunos grupos musculares , tales como piernas, pecho y espalda.

Para conseguir un vientre plano siempre terminarás las sesiones de entrenamiento físico con varias series de abdominales.

Trabajo abdominal

El trabajo abdominal siempre consistirá en planchas, un ejercicio excelente para tonificar el abdomen.

Para hacerlo debes tumbarte boca abajo apoyada sobre tus antebrazos y las puntas de los pies. El cuerpo quedará paralelo al suelo activando fuerte el abdomen pero también la zona lumbar, glúteos y piernas, realizando 5 series de 30 segundos con un descanso de 30 segundos entre series.

Bicicleta

Este es otro ejercicio excelente para un vientre plano y para hacerlo deberás colocar
las manos detrás de la cabeza, después subir las rodillas hasta llegar a un ángulo de 45 grados, y en esa posición comienza a hacer movimientos con tus piernas como si estuvieras pedaleando en una bicicleta.

Y no olvides que debes tocar la rodilla izquierda el codo derecho y continúa con el lado contrario. Realiza 5 series de 30 segundos con un descanso de 30 segundos entre series.

Crunch con piernas verticales

Un ejercicio relativamente sencillo de hacer, comienza tumbada boca arriba y colocando tus manos a lo largo del cuerpo.

Levanta los pies del suelo y extiende las piernas hasta formar un ángulo de 90°, manteniendo estirados tus brazos.

 

En ésta posición contrae tus músculos abdominales, manteniendo la posición 30 segundos y no olvides exhalar al contraer e inhalar al volver. Para comenzar realiza 6 series de 30 segundos con un descanso de 30 segundos entre series.

Abdominales invertidos

Otro tipo de abdominales son los invertidos que comienzan tumbado tu cuerpo en el piso boca arriba, manos a los costados del cuerpo o bien detrás de la cabeza.

En esa posición cruza los pies a la altura de los tobillos y levántalos del suelo hasta formar un ángulo de 90 grados, contrae tu abdomen y gira ligeramente tus caderas hacia la izquierda y luego a la derecha. 6 series de 30 segundos siempre con un descanso de 30 segundos entre series.

Hover

Este ejercicio es un poco más extremo y comienza tumbada boca abajo en el piso, manteniendo los codos a la altura del pecho y apoyando las palmas de las manos en el suelo.

 

En esa posición Levanta tu cuerpo hasta formar una línea recta, cuidando que tu espalda quede perfectamente estirada. Sostente con la punta de los pies y con las manos contra el suelo y en esa posición contrae el abdomen, manteniendo la posición entre 30 y 60 segundos, descansando 30 segundos y repitiendo unas 10 veces todo el ejercicio completo.

A medida que veas progresos en la rutina de ejercicios puedes progresivamente aumentar el número de repeticiones, aumentando la intensidad, pero esto solo puedes hacerlo cuando ya tus músculos no presenten dolores después de cada rutina.