• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Recomendables para una dieta balanceada que además permite adelgazar, las vitaminas y minerales juegan un papel importante en el bienestar general de nuestro organismo, teniendo en cuenta que con un cuerpo saludable es posible bajar de peso de manera eficiente.

Una dieta balanceada y la ingesta de las vitaminas necesarias le proveerán a nuestro organismo los nutrientes necesarios, existiendo además,  varias vitaminas que se relacionan en forma directa con el adelgazamiento.

Así por ejemplo la Vitamina B2 dentro del Complejo B es esencial para ayudar a regular la tiroides ya que mejora los niveles de energía y es excelente para ayudar en los procesos alimentarios. Esta vitamina es posible hallarla en los productos lácteos, almendras y espinacas.

Por su parte la Vitamina B3 también protege la tiroides y ayuda en los procesos digestivos mejorando además la tolerancia a la glucosa en sangre y desintoxicando nuestro organismo.

La Vitamina B5 es la encargada de ayudar a metabolizar la grasa proporcionando además energía. Nueces, avellanas, pollo, cereales, granos y pan integral son excelentes fuentes de esta vitamina.

Esencial para la salud de la tiroides la Vitamina B6 es además importante para mantener en condiciones el sistema inmunológico ya que ayuda en la absorción de otras vitaminas aliviando los dolores musculares y calambres.

La Vitamina B6 se encuentra en alimentos como las sardinas, frutas secas, plátanos, aguacate y col entre otros.

Reconocida por su excelente poder inmunológico la Vitamina C es perfecta para ayudar al control del peso. Es fundamental para ayudar a las células a transformar la glucosa en pura energía, bajar el colesterol, ayudar a la absorción del hierro y prevenir enfermedades como la diabetes.

La Vitamina C se encuentra en las frutas cítricas como naranja, kivi, fresas, y también en los pimientos verdes, coles de Brusela y el brócoli.

Asimismo,  si se incrementa el consumo de calcio también se logra adelgazar con mayor rapidez. Por ello ingerir dos porciones de lácteos diariamente tendrá un efecto importante en la pérdida de peso, además de mantener fuertes nuestros huesos. El calcio es sencillo de obtener de alimentos como lácteos bajos en grasas, leche de soya y todos los vegetales de hojas verdes.

El cromo es utilizado por nuestro organismo para la regulación del azúcar en la sangre, además de ayudar a bajar el colesterol controlando también los triglicéridos. Es excelente para ayudarnos a controlar el apetito ya que nos da sensación de saciedad y por lo tanto reduce los deseos de comer alimentos que suman kilos a nuestra figura. El cromo se encuentra en los quesos duros, zumos de frutas y el pan integral.

Para quienes acostumbran beber té,  hallarán en él una fuente de magnesio, un mineral que ayuda a metabolizar las grasas y regular los niveles de azúcar en sangre. Piña, avena, vegetales de hojas verdes y frutos secos poseen buenas cantidades de magnesio.

Por último, el zinc ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre y colabora para que nuestro organismo haga un uso eficiente de la insulina. El zinc se encuentra en alimentos como pollo, carnes rojas magras, mariscos y almendras.

Agregando alimentos que posean estas vitaminas no sólo se gana en salud sino que es posible bajar de peso con una dieta equilibrada.