• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Menos es más, pero ¿menos de qué? Pues, menos de todo. Esta es la nueva tendencia: los cuidados minimalistas. Para obtener lo más en boga en cuestión de cosmética, hay que quitarle todos los ingredientes inútiles o nocivos. Veamos qué significa que en belleza menos sea más.

Razones de la nueva tendencia

Se trata de dar respuesta a las quejas de algunas mujeres, hartas de productos complicados y de su tecnología demasiado puntera. La tendencia de hoy en día se decanta por lo natural. Los productos Bio, y los cosméticos caseros, así como las recetas de la abuela son las que están volviendo con mas fuerza.

Además, los ingredientes suelen estar puestos en cuestión por razón de sus componentes nocivos, irritantes para la piel, y peligrosos en algunos casos por ser cancerígenos. Esto está empujando a ciertas mujer tendida sobre la camaconsumidores a seleccionar productos con menos agentes químicos, y tan eficaces como estos, pero más básicos, inofensivos para la piel, y naturales.

De ahí el interés por las fórmulas sin ingredientes sospechosos, sin conservantes (parabenos), sin colorantes químicos, sin fijadores, ni otros agentes que forman parte de la composición del cosmético, y tampoco con añadidos aromáticos ni colorantes, capaces de irritar las pieles alérgicas o más sensibles. Hoy en día las grandes marcas suelen indicar con más claridad para qué sirven sus productos, antes que el tipo de composición de su contenido.

El principio

Se trata de fabricar cuidados puros, que ponen el acento en los activos primordiales para responder a las necesidades de las pieles más frágiles, más intolerantes y más reactivas.

Estas cremas de corte medicinal garantizan el efecto barrera de un cuidado de día, y suelen tener un fuerte poder hidratante y calmante: las primeras en haber lanzado estos cosméticos son las marcas a base de agua termal, que suele ser el ingrediente número uno de sus fórmulas. Después vienen las marcas Bio, que también ha reivindicado el no poner agentes nocivos en sus cosméticos. Se trata de tener un mayor cuidado y respeto por las pieles sensibles a través de fórmulas más naturales.

El packaging high tech

Estos cosméticos suelen presentarse en un packaging «airless», es decir en tarros y frascos herméticos, para que el aire no entre y se evite así cualquier tipo de oxidación, minimizando la entrada de microbios. El packaging high tech que protege totalmente la fórmula del cosmético, permite compensar la falta de conservantes, manteniéndolo libre de cualquier tipo de contaminación.