• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El vestido blanco de encaje a través de los años y sin perder su toque fashion se ha impuesto como una prenda intemporal que se puede llevar tanto de día como de noche, especialmente en verano. Ideal para las morfologias finas y estilizadas, se debe escoger corto, de corte patinadora o largo al estilo vestido de baile. En todos los casos, se debe aplicar la elegancia que se merece y que no se asocie con estampados demasiado llamativos ni con accesorios demasiado bling-bling por no correr el riesgo de caer en un falso look poco adaptado.

Para un look rock

Cuando el vestido blanco se combina con prendas tipo rock, ofrece un look absolutamente tendencia. La incursión de los cut-out boots de Balenciaga vienen a romper con el corte clásico del vestido blanco que reviste aquí un corte clásico chic. Para reforzar el lado rock, se debe completar el look con un bolso llevado al hombro y unos Wayfarer de Ray Ban. Cabe destacar que el vestido de encaje también se puede mezclar con un perfecto de cuero y un par de mocasines con tacón bajo para aquellas que prefieren un look grunge.

Para un look boho

Visto sobre todos los it-girls durante el Festival de Coachella, el vestido blanco se ha mezclado con todos los estilos, desde el más clásico al más elaborado. Cabe destacar esta composición sencilla, pero al mismo tiempo con clase. Con un par de sandalias compensadas y un sombrero de mujer, el look es ideal. También gusta la incorporación de los detalles, pero sobre todo el corte en trapecio del vestido que le confiere un estilo absolutamente chic. Nos decantamos por el vestido blanco de encaje de mangas cortas y los superponemos con un kimono largo boho.

Vestido feminino

Para un look casual

Cuando el vestido de encaje se lleva bajo el sol de verano, se combina con unas sandalias planas, un cinturón loose y un bolso bowling declinado en un matiz camel. La combinación de los colores tierra con el vestido de encaje ofrece un efecto absolutamente chic y para completarlo elegimos unas gafas retro para sublimar el conjunto. Cabe destacar que las sandalias planas se pueden reemplazar por unas alpargatas con cintas que visten elegantemente las pantorrillas con estilo.

Para look preppy

Los escarpines son conocidos por afinar la pierna y cuando se combinan con un vestido de encaje blanco, ofrece un outfit so classy. Un toque retro, un toque preppy pero absolutamente elegante, y este look nos inspira para las frescas veladas de primavera y nos embarca en un come-back de los años 70.

Para un look sporty

Finalmente, para aquellas que les gusta el look sporty, conviene saber que el vestido de encaje blanco se puede mezclar con un par de tenis y una chaqueta sahariana, que puede ser reemplazada por una sobrecamisa. Nos gusta esta combinación porque es sencilla, pero ofrece un estilo de lo más chic. En vez de los tenis de tela, se puede optar por un par de Stan Smith y en vez de la chaqueta, se puede elegir un bomber de satén blanco para un total look whitey.