• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Llevar unos zapatos de tacón alto hace que la mujer tenga una figura más femenina, además de darle la ilusión de tener una silueta más estilizada. Sin embargo, más allá de los 5,5 cm de alto, los tacones nos pueden hacer sufrir. Para evitar ampollas, conviene elegir zapatos de tacón cuya altura se adapte mejor a vuestros pies. Durante la prueba, es necesario que sintáis que los pies van cómodos y bien sujetos.

Para evitar los riesgos de torceduras de tobillo, debéis dejar de lado los tacones de aguja, sobre todo si tenéis un peso bastante importante. Los tacones que no son estables no os permiten manteneros de pie, ni tampoco el equilibrio. Los tacones compensados son los ideales en función del gusto de cada mujer.

Adaptar el calzado a los pies

Los zapatos nuevos son a veces difíciles de llevar, y los tacones altos no hacen más que complicar las cosas. La piel del zapato nuevo provoca ampollas, y con el fin de ablandarlo, se aconseja vaporizar un spray concebido para esta función dentro del calzado. Por otro lado, conviene saber que las ampollas proceden del calentamiento de los pies.

CalzadoCon el fin de reducir este daño, debes evitar llevar medias con zapatos o botas de tacón alto, en cualquier caso, se puede comprar un producto que existe para dar mayor comodidad al calzado y al talón, evitando así que el pie se caliente en exceso. Se trata de media suela que es capaz de amortiguar los golpes y las rozaduras.

El cuidado de los pies

Es importante cuidar las ampollas para sufrir menos la siguiente vez que uséis los mismos zapatos de tacón alto. Al final de la jornada, debéis aplicar vaselina, o crema hidratante todos los días, y después poneros unos calcetines que deberéis llevar durante toda la noche en la cama. En las parafarmacias y las farmacias, existen otro tipo de soluciones para cuidar y curar las ampollas.

Podemos citar, entre otros, los parches que son discretos y también eficaces. También existe una gama muy variada de tiritas que se presentan en forma de gel o de spray. Si los parches protegen los pies de las rozaduras, las tiritas ayudan a aliviar el dolor.