• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Muchas mujeres desean tener un pecho más voluminoso, pero sin tener que someterse a una operación de cirugía estética. El gel Macrolane viene a revolucionar el mundo de la estética ofreciendo el aumento de pecho sin cirugía.

Gel Macrolane, la solución natural para el aumento de pecho

Son muchas las mujeres que desean tener un pecho más grande, sin embargo rechazan la posibilidad de someterse a una operación quirúrgica, bien por el dolor, los precios elevados de la operación, los riesgos que conlleva y la duración del tiempo de hospitalización. El precio que hay que pagar por tener un pecho más bonito no sólo es una cuestión económica.

Para resolver este dilema, los laboratorios suecos Q-Med han desarrollado una alternativa nacida de la biotecnología, creando el gel Macrolane. Este gel está compuesto principalmente de ácido hialurónico, también producido por el cuerpo humano. Por inyección, los cirujanos plásticos se sirven de este gel para reparar las pequeñas imperfecciones y perfilar ciertas partes del cuerpo (pantorrillas, nalgas, pechos).

Cirugía estéticaEn su estado natural en el cuerpo, el ácido hilurónico sólo vive algunos días. Para la fabricación de Macrolane, Q-Med ha escogido un ácido de una pureza elevada que el laboratorio se encarga de estabilizar con el fin de limitar los riesgos de reacciones cutáneas. Además de su origen no animal, Macrolane es biodegradable.

Este último punto puede constituir una ventaja o un inconveniente, según la posición de cada uno. Las que desean una solución natural y no definitiva encontrarán este aspecto de los más ventajosos. La cantidad inyectada dependerá del volumen deseado por el paciente. Luego, progresivamente, el ácido hialurónico se reabsorbe en el organismo.

Colocación del gel Macrolane

Contrariamente al implante mamario, la inyección de Macrolane necesita sólo anestesia local. La intervención dura entre 30 y 90 minutos, según la anchura de la zona que hay que tratar y de la cantidad inyectada. 10 minutos después de la anestesia, el facultativo aplica una incisión a nivel del pecho, luego coloca el gel entre el músculo y la glándula mamaria.

Precisemos bien que hablamos aquí de un aumento moderado de los pechos, ya que generalmente se aumenta sólo una talla. En otros términos, el volumen queda proporcional a la silueta, para una apariencia natural. El resultado es visible inmediatamente después de la intervención, y el paciente puede regresar a sus ocupaciones habituales.

Dolores, hinchazón, picores y hematomas pueden aparecer durante algunos días después de las inyecciones. Conviene evitar las actividades físicas que corren peligro de aplicar algún tipo de presión sobre las zonas operadas, o someterlas a una subida fuerte o una caída significativa de temperatura. Estas precauciones son a tener en cuenta por lo menos durante una semana después de la intervención.

Si Macrolane presenta menos riesgos que las prótesis mamarias, también es cierto que cuesta más, unos 2500 euros. Al ser el producto progresivamente absorbido por el cuerpo, hay que renovar las inyecciones cada dos años, con el fin de mantener el resultado.