• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Las intervenciones estéticas se han transformado desde hace años en un recurso tanto para hombres como mujeres que desean verse y sentirse mejor con su propio cuerpo, pero también pueden transformarse en una obsesión peligrosa.

Las expectativas excesivas pueden ser un enemigo y llegar a padecerse la llamada dismorfofobia. Se trata de cuadro psiquiátrico caracterizado por afecta a las personas que de forma constante encuentran defectos tanto en su rostro como en su cuerpo y se someten a reiteradas cirugías con la intención de verse bien.

Cirugías estéticas, una obsesión peligrosaUn problema que afecta más a las mujeres que a los hombres y antes de realizar una intervención estética, este tipo de personas necesitan una evaluación más profunda, utilizando el médico su propia experiencia para detectar si existe algún trastorno.

Cuando se realizan intervenciones sobre una misma zona de manera reiterada, esto puede provocar además de un cambio estético la pérdida de vitalidad en los tejidos que responden de forma diferente tras cada operación.

La piel pierde elasticidad, brillo, color y textura y al irse eliminando capas de piel la circulación de sangre que llega de la zona profunda comienza a sufrir, lo que hace que la superficie de la piel comience a sufrir y pierda tono muscular, vitalidad y elasticidad.

Asimismo, los cartílagos comienzan a perder consistencia y con cada nueva intervención se produce inflamación y a la larga desemboca en una fibrosis, lo que genera irregularidades en la piel.

Los especialistas recomienda no realizar más de dos operaciones en una misma zona, sino realizar pequeños retoques que la mayor parte de las veces se hacen utilizando láser o dermoabrasión o cualquier técnica que sirve para revitalizar la piel.

También es necesario tener en cuenta es que debe transcurrir como mínimo un año entre cada intervención o retoque para que la cicatrización se produzca sin problemas.

Siempre ser[a el profesional el encargado de dar al paciente una extensa información sobre los riesgos que se corren con cirugías reiteradas o el hecho de someter a su cuerpo a intervenciones innecesarias y los problemas que esto puede causarle en el futuro.