• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Existe una sustancia que es la encargada de transmitir señales a través de las neuronas y que está íntimamente ligada con el estado de ánimo, su nombre “serotonina”.

Cuando el nivel de esta sustancia en sangre es alto las personas sienten bienestar y placer, pero si se encuentra bajo, el humor cambia y comienzan a aparecer síntomas como  ansiedad y deseos de comer sobre todo harinas y chocolates.

El cuerpo necesita de un aminoácido llamado triptofano para producir la sustancia de la “felicidad” y es por ello que para prevenir el bajón y sentirse bien es necesario que se incluyan en la dieta ciertos alimentos que la contienen en niveles elevados.

Entre ellos se encuentran por ejemplo el poroto (judías, abichuelas) verde de soja que es originario de Asia, rico en proteínas y uno de los alimentos que mayor cantidad de de triptofano le aporta al organismo.

También las semillas de lino posee triptofano además de ácidos grasos Omega 3, por ello ingiriendo 5 semillas por día o 4 cucharaditas de aceite de lino se cumple con el porcentaje adecuado para tener el ánimo bien arriba.

Frutas como el ananá y la banana elevan el humor y los niveles de energía, además la banana puede comerse en postres o licuada, siendo además un sedante natural para el cerebro que induce el sueño proporcionando un buen descanso.

Los vegetales como las espinacas son fuente importante de ácido fólico, triptofano y vitaminas, pudiendo ser consumidas tanto crudas como cocidas que al igual que los espárragos son un superalimento ya que posee vitamina C y ácido fólico.

El queso cottage como la mayoría de los lácteos contiene triptofano y aimonácidos, en tanto que la avena por su alto contenido de fibras, proteínas e hidratos de carbono, es una aliada del sistema nervioso.

Entre las carnes el pollo además de ser sabroso aporta gran cantidad de proteínas y altos valores de triptofano que logran aumentar los niveles de serotonina en el cerebro.

Por último el tofu, el queso de la leche de soja, posee un beneficio por partida doble ya que provee al organismo de proteínas y también de triptofano que mejoran las funciones cerebrales.